Galicia pierde 7.500 trabajadores del mar en 10 años por jubilaciones y reducción de flota

Los afiliados al Régimen Especial del Mar bajan de los 28.554 de 2005 hasta los 21.078 actuales - El Congreso aprueba la inclusión de nuevos profesionales en este censo

26.08.2015 | 17:09
Varias mujeres reparan redes en un puerto gallego.

Las claves

  • 7.500. Este es el número de trabajadores que perdió el Régimen Especial del Mar en la última década. El sector señala como principales causas las jubilaciones y la reducción de la flota pesquera
  • Nueva ley. La Comisión de Empleo del Congreso dio luz verde al proyecto de ley reguladora de la protección social de los trabajadores del sector pesquero, que incluye a nuevos colectivos como el personal de investigación, los observadores de pesca, el personal de seguridad a bordo de las embarcaciones o los buceadores profesionales (quedan excluidos, de momento, los recreativos)
  • Rederas. La Federación Galega de Redeiras critica que no se haya modificado la normativa para que el sector pueda gozar del coeficiente reductor que tienen otras profesiones
  • Titulados naúticos. La asociación Aetinape considera que la nueva legislación supone una mejora pero advierte de que no será suficiente para frenar el descenso de afiliados del sector marítimo (de 28.554 a 21.078 desde 2005)

El Régimen Especial del Mar perdió en Galicia 7.476 afiliados en la última década. Esta reducción se debe, según señalan los expertos del sector y confirman los datos oficiales de la Seguridad Social, a dos motivos: las jubilaciones (4.725 en ese periodo) y la reducción de la flota. La situación del sector es crítica a pesar de que entre junio y julio de este año se sumaron 398 cotizantes más -debido al periodo estival, como ya preveía el Instituto Social de la Marina en abril-.

Precisamente, la Comisión de Empleo y Seguridad Social del Congreso de los Diputados aprobó ayer el proyecto de ley reguladora de la protección social de los trabajadores del sector marítimo, por lo que a partir del próximo año el número de afiliados será mayor al incluirse el personal de investigación, los observadores de pesca, los miembros de seguridad de las embarcaciones o los buceadores profesionales (quedan excluidos, de momento, los recreativos).

"Se da un paso más en la actualización y adecuación de las diferentes normativas existentes que ya se quedan obsoletas", afirmó el portavoz de Pesca del Grupo Popular en el Congreso, Joaquín María García. El Gobierno configuró la nueva ley de acuerdo a dos grandes grupos de profesionales (los empleados por cuenta ajena y los trabajadores por cuenta propia) y suprimió fórmulas jurídicas que, según el Ejecutivo, no era necesario mantener en la actualidad. El texto pasará ahora al Senado y lo hará con una enmienda aprobada por la Comisión para la elaboración de un estudio específico que determine si es idóneo incluir a los buceadores recreativos.

Críticas de las rederas

La Federación Galega de Redeiras, por su parte, considera que esta cambio en el Régimen Especial del Mar el momento perfecto para aprobar la aplicación a las rederas del coeficiente reductor de jubilación que poseen otros profesionales, una reivindicación que demandan desde hace años. "Hace mucho que nos dijeron que se iba a cambiar la ley pero la verdad es que, llegado a este punto, no tenemos muchas esperanzas de que se nos equipare a otros trabajos", declararon fuentes de la federación. "No vamos a dejar de reivindicar ese cambio porque nos sentimos totalmente discriminadas", añadieron.

Mientras, la Asociación Española de Titulados Náutico Pesqueros (Aetinape) considera que el cambio del Régimen Especial del Mar no será suficiente para frenar la caída de afiliados al sector desde 2005 (de 28.554 a 21.078). El presidente de la asociación, José Manuel Muñiz, afirma que pese a que la nueva legislación supone una mejora, hay un problema serio de falta de empleo en el mar.

Muñiz afirma que una de las principales causas de este declive es que los alumnos que salen de las escuelas náuticas tienen problemas para hacer sus prácticas en los buques. Aetinape sostiene además que se deberían fomentar acuerdos con navieras y armadores para facilitar el acceso de estos futuros profesionales a un empleo. "España puede ser el país que más escuelas marítimas tiene en Europa pero de los que más unidades de flota va perdiendo según avanzan los años", sentencia Muñiz, que cree que todas estas condiciones llevan a la desaparición de profesiones marítimas. Aetinape apunta además a la reducción de la flota pesquera en los últimos años. "Las pérdidas de barcos son un goteo continuo. No tienen la repercusión social como cuando desaparece una gran fábrica pero es algo que no para", concluye Muñiz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine