Cedeira, punto de desencuentro

24.09.2015 | 01:00
Cedeira, punto de desencuentro

Mientras la cofradía de pescadores de Cedeira -a la que pertenece el armador en huelga de hambre desde el pasado domingo- proclama su apoyo "a los armadores y marineros concentrados en Compostela" y pide la solidaridad de todos los sectores que dependen del mar, de todas las modalidades de pesca y de la totalidad de puertos de Galicia en defensa de unas cuotas pesqueras "justas para todos", con cita expresa a la participación en la concentración que tendrá lugar a las 11 de esta mañana en el lugar en el que se lleva a cabo la protesta por parte de los volanteros de Cedeira, Corme y Laxe, en la propia Cedeira se hacían apuestas ayer en torno a la respuesta que se daría hoy a ese llamamiento a la participación, considerando que no todos los armadores y tripulantes de ese puerto secundarán el llamamiento y a pesar de la participación directa en la concentración del equipo de gobierno del Ayuntamiento local.

Y es que en Cedeira hay vientos encontrados que hablan de incumplimientos habituales en el número de piezas que llevan a bordo algunos volanteros y que las declaraciones realizadas en torno a las causas que conducen a la protesta que se lleva a cabo en Santiago, aún siendo verdad en lo que atañe a la mentira de las declaraciones de capturas y lo reseñado en el libro de pesca de abordo, se está causando un grave perjuicio a la totalidad de los 48 barcos de volantas que en este momento existen en toda España.

Pescadores cedeireses aseguran que la cuota de este año es superior a la de los dos últimos y que, habiendo menos barcos que entonces, no encuentran explicación a la queja por la insuficiencia de cuotas conociendo la precariedad de la pesquería, especialmente la de la merluza.

Da la impresión de que algo se resquebraja en esa que se presume es una fuerte unión del sector, reforzada la misma por el anuncio de que los cerqueros de Galicia -unos 120- se sumarán a la protesta amarrando a puerto el próximo lunes.

Por otra parte, la decisión de Genaro Amigo, actual presidente de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores, de inmovilizar el volantero de su propiedad, se entiende más como una cuestión personal de seguimiento de la iniciativa de una parte del sector que un apoyo expreso de la Federación que preside.

Más dispuestos a acciones de protesta, con invitaciones al bloqueo de mercados, la paralización de la actividad de los camiones que transportan pescados e incluso promover un amarre generalizado de la flota española de bajura se muestran ahora algunas voces más o menos representativas del Mediterráneo, mientras en el Norte y Noroeste, golfo de Cádiz y Canarias, los ánimos están más bien pasivos. No sabe uno si el ejemplo de Richard, el armador cedeirés en huelga de hambre en San Caetano, va a servir de guía para esa generalización en la movilización del sector pesquero, porque la desunión comienza a ser una amenaza que solo beneficiará a aquellos que menos se preocupan por el sector.

De la respuesta que hoy por la mañana den los armadores, marineros y sus familias de Cedeira depende, en gran medida, el valor de la causa.

Se juega mucho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine