Los productores y el sector pesquero gallego cuestionan la actividad acuícola en alta mar

La industria sostiene que las condiciones meteorológicas frente a Galicia dificultan el plan de la Xunta - La flota teme que aumente la contaminación y obstaculice la pesca

14.10.2015 | 01:56

Los sectores acuícola y pesquero cuestionan la viabilidad del cultivo de pescado en alta mar que defendió recientemente la Xunta al presentar su estrategia para los próximos años en esta industria. La conselleira do Mar, Rosa Quintana, defendió la semana pasada -tras un encuentro con periodistas para informar sobre la futura Lei de Acuicultura de Galicia- la opción de desarrollar la acuicultura fuera de las rías como una "oportunidad de futuro" para los productores.

La patronal acuícola, sin embargo, apunta a las condiciones meteorológicas de las costas gallegas como el principal "escollo" al desarrollo de la cría de productos del mar fuera de las rías. "En Galicia el mar es muy virulento. Es muy infrecuente que se apueste por el cultivo en alta mar en climas como el de la comunidad gallega", explica el gerente de la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos de España (Apromar), Javier Ojeda, que indica, sin embargo, que sí sería posible desarrollar esta actividad. "En Irlanda hay instalaciones de granjas de salmón. Habría que estudiar muy bien qué especies podrían o no cultivarse, pero sería complicado", añade.

Quintana defendió el pasado día 7 que la actividad off shore [en alta mar] compite menos por el espacio que la acuicultura que se desarrolla en aguas interiores y que esa sería una ventaja. Este argumento de la titular de Mar es, para Javier Ojeda, una defensa "cobarde" del sector acuícola. "Me gustaría escuchar lo mismo de otros sectores. La acuicultura es la paria que debe irse de la costa para producir en alta mar. Esa tesis no nos sirve", sostiene el gerente de Apromar, que afirma que el cultivo de pescado fuera de las rías puede ser una alternativa pero "nunca" una solución a los problemas del sector. "O nos vamos todos a alta mar o no se va nadie", sentencia.

El sector pesquero gallego tampoco ve con buenos ojos la presencia de jaulas de cultivo en alta mar. La flota de cerco -que faena habitualmente más allá de las rías- afirma que estas instalaciones podrían incrementar la contaminación marina. "El pescado de cría está muy tratado. Los ejemplares se alimentan con comida que lleva una serie de productos y medicamentos que podrían afectar en los animales salvajes", explica el portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), Andrés García, que sostiene también que la presencia de estos parques de cultivo modificaría las zonas donde faenan habitualmente las embarcaciones. "Tampoco es que ocupen mucha extensión pero habría que ver en qué áreas tiene pensado la Xunta instalarlas porque allí dónde se coloquen nosotros ya no podremos pescar", añade el también patrón mayor de Sada.

El portavoz de Acerga coincide con Ojeda en que las condiciones meteorológicas en Galicia tampoco son las más adecuadas para la cría de pescado en alta mar. "En el sur de España hay cofradías que tienen granjas de cultivo pero no se puede comparar el mar de allí con el de aquí. Lo veo más que complicado", sentencia García.

Mientras, el presidente de la Federación Galega de Confrarías de Pescadores, Tomás Fajardo, insiste en que el Ejecutivo gallego debe analizar bien los pros y los contras de la producción acuícola fuera de las rías y hace referencia a otro sector, el de la pesca de arrastre, al que también afectaría la instalación de granjas de cultivo. "Hay barcos que tienen limitada su actividad en función de la profundidad de las aguas. Si la acuicultura va a interferir en la pesca, está claro que no sería una buena opción. En ese caso, las cofradías se opondrían ", argumenta el también patrón mayor de Porto do Son que, en parte, entiende la postura de la Xunta. "Está claro que Quintana debe defender a todos los sectores y por supuesto no nos oponemos a lo que podrían ser más puestos de trabajo. Pero siempre y cuando no se perjudique ni a los pescadores ni a los mariscadores gallegos", recalca el presidente de los pósitos gallegos.

La futura ley acuícola gallega, que aprobará próximamente la Xunta -la primera de la Unión Europea en esta materia-, busca facilitar, según Quintana, la apuesta por el cultivo de pescado a través de la simplificación de los trámites administrativos y de una mayor seguridad jurídica. La conselleira do Mar apuntó que se trata de una ley muy "técnica y compleja", con 15 títulos y 138 artículos. "Desarrolla todos los rasgos específicos de la actividad y su ubicación en las distintas zonas: marítima, marítimo-terrestre, litoral y terrestre", indicó la responsable de Mar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine