Bruselas rechaza flexibilizar la norma que impide cortar las aletas de tiburón

Bruselas niega a los palangreros las excepciones que tiene la flota neozelandesa

17.11.2015 | 01:08

La Comisión Europea (CE) sigue en sus trece y, por el momento, la normativa de aletas adheridas (medida creada para evitar el finning: cercenar y tirar el cuerpo al mar) no sufrirá modificación alguna. El comisario europeo de Pesca, Medio Ambiente y Asuntos Marítimos, Karmenu Vella, rechazó buscar medidas para flexibilizar la norma, muy criticada desde el sector por los gastos y desventajas competitivas que les ha supuesto desde su entrada en vigor en 2013. En una respuesta parlamentaria, el maltés señaló además que antes de la creación de esta política "se llevó a cabo una evaluación de impacto que examinó sus posibles efectos sociales, económicos y de conservación".

Vella, que también explicó que la Comisión "consultó ampliamente a las partes interesadas", respondió de esta forma a la pregunta realizada por Izaskun Bilbao (de ALDE, aunque a través de las gestiones de la nacionalista gallega Ana Miranda), en la que recordaba que solo en Galicia se llevaron a desguace un total de 32 palangreros entre 2014 y 2015. "El resultado [de la normativa] ha sido el incremento del coste de la actividad de cada buque y la reducción del beneficio por barco y marea en un 50,1%, con un impacto negativo en la viabilidad de las empresas", indicaba la pregunta parlamentaria.

La flota gallega se apoyó en el reglamento aprobado por Nueva Zelanda (país que el propio sector sitúa como ejemplo) en octubre de 2014, que veta el finning pero aplica "fórmulas que permiten cortar las aletas con sistemas de control". Vella sin embargo descartó que la CE apruebe un reglamento similar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine