No es un paso atrás

19.01.2016 | 00:49
No es un paso atrás

Cansados, sí; pero con la confianza puesta en sus propias fuerzas y en la posibilidad de lograr por la Justicia aquello que la Secretaría General de Pesca no les ha concedido en buena ley.

Así hacen mutis por el foro los armadores y marineros del cerco pertenecientes a la entidad Acerga convertidos, durante tres meses, en actores principales de una protesta que pretendía llevar la igualdad a un sector en el que no hay más que intereses particulares y un quítate tú para ponerme yo, con actores secundarios -a los que denominan "El lado oscuro"- surgidos de una obra sin autor reconocido que logró, por arte de birlibirloque, el aplauso y patrocinio de aquellos que no han querido atender los razonamientos de una asociación mayoritaria del sector cerquero de Galicia y la práctica totalidad de los cerqueros asturianos.

Los marineros de San Caetano levantan el campamento el próximo domingo con la dignidad de los que se saben con la razón y sin haber sido vencidos en buena lid. Se retiran momentáneamente y sin dar un paso atrás en sus reivindicaciones de igualdad en un reparto de cuotas más justo por barco y tripulación.

Asediados por planteamientos de los que desde hace meses están en funciones en el Gobierno del país, ausentes de la realidad pesquera, los marineros han decidido desclavar las picas de sus tiendas de campaña. Estas, probablemente, recibirán entre el sábado y el domingo próximos a sus, por ahora, últimas inquilinas: las rederas, las mariscadoras, las esposas, hermanas o hijas de los marineros del cerco, que tenían previsto relevar a los hombres en su protesta. Será una retirada estratégica, pero manteniendo el pulso a la Administración en el día a día. Una retirada obligada por la necesidad de volver a pescar, de poner los barcos a punto y dar de nuevo empleo a su gente, a sus pueblos, a sus proveedores y compradores. No quieren que las lonjas cierren sus puertas por falta de materia prima, algo que trae al pairo a quienes tienen la sartén por el mango. Pero dejan claro que no es ningún paso atrás, que van a seguir en la vindicación clara de sus derechos a ser igual a los cántabros y los vascos, estos últimos dispuestos a echar una mano si hace falta.

Volver a trabajar sin abandonar la lucha y presentar recurso ante la Justicia para que esta les de lo que los despachos oficiales les niegan en una evidente muestra de potenciar a quien más tiene y en contra de los que menos pueden.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine