Buzos de la Guardia Civil se sumarán hoy a la búsqueda de los desaparecidos en Cíes

Rastrearán la zona donde apareció la embarcación 'Látigo' para ver si los cuerpos están en las cuevas del fondo

01.02.2016 | 09:48
Buzos de la Guardia Civil se sumarán hoy a la búsqueda de los desaparecidos en Cíes
Zona en la que apareció la embarcación ´Látigo´, con la boya en la parte inferior que marca el lugar exacto.

Los buzos de la Guardia Civil parten esta mañana hacia la zona en la que el pasado viernes naufragó la embarcación Látigo y desaparecieron los dos marineros que iban a bordo. El objetivo es localizar a los tripulantes, de los que no hay rastro tras tres días de intensa búsqueda. El Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) rastreará el entorno del islote Agoeiro, al sur de las islas Cíes, donde el sábado aparecieron varios trozos de la embarcación. Sin embargo, el parte meteorológico previsto para hoy augura mar de fondo con olas de 4 a 5 metros y visibilidad temporalmente mala, por lo que los allegados de uno de los desaparecidos, Francisco Borja Alonso, no confían en que los buzos puedan sumarse hoy a las labores de búsqueda.

Juan Alonso, hermano del ex patrón mayor de la cofradía de Vigo, Julio Alonso (padre de uno de los desaparecidos), lo ve difícil. "Viendo el parte no creo que salgan. La idea es bajar tan pronto puedan para descartar que puedan estar allí. Hay muchas cuevas en la zona y nunca se sabe", explicó visiblemente afectado. Juan salió por la mañana con su barco hacia la zona para intentar buscar tanto a su sobrino como al otro desaparecido, el portugués Filipe Manuel de Brito Carvalho. "El tiempo no nos acompaña en absoluto y solo queda esperar a que haya un golpe de suerte", señaló.

Los GEAS pretenden descartar que los cuerpos de los marineros se encuentren en la zona. Se trata de un lugar de muy difícil acceso y pese a que el tiempo mejora en la superficie, el mar de fondo complica los rastreos, por lo que las posibilidades de que finalmente se sumerjan son muy reducidas.

Ese golpe de suerte que busca la familia de Borja Alonso no llegó ayer pese a que en cabo Home aparecieron dos mochilas que podían ser de los marineros. Según el patrón mayor de Cangas, Javier Costa, un grupo de personas que buscaba en tierra por la playa de Melide se encontró con ellas. Inmediatamente la fotografía de una mochila blanca y otra azul circuló por un grupo de WhatsApp creado por percebeiros para coordinar la búsqueda y trasladar toda la información disponible sobre el suceso. El hermano de Julio Alonso encargó a un conocido que se las trajera a la familia para la identificación. "Al principio, por la fotografía, parecía que la azul podría pertenecer a uno de ellos. Luego ya vimos que no. La verdad es que trastocaba los planes de rastreo y no nos cuadraba, pero nunca se sabe", añadió.

Ayer los medios aéreos no pudieron participar en el operativo, aunque sí rastrearon la zona las embarcaciones de Salvamento y el Servizo de Gardacostas Salvamar Mirach, Sebastián de Ocampo, Corvo Mariño y Paio Gómez Chariño. Además, numerosos pesqueros de Vigo y Cangas se incorporaron a la búsqueda.

Misael García, actual patrón mayor de Vigo, explicó que al empezar la semana más barcos estarán por la zona porque comenzarán a trabajar, por lo que las posibilidades de encontrarlos aumentan. Los cerqueros saldrán a faenar con normalidad y abandonarán las labores de búsqueda. Habrá que esperar para ver si los medios aéreos pueden retomar las labores de búsqueda.

Momentos previos al suceso

El armador del barco de Bueu Estela, José Alberto Domínguez, estuvo faenando en el entorno de las islas Cíes el viernes por la mañana y por la tarde. A las 14.00 horas, según su relato, se encontró con la embarcación Látigo y sus dos tripulantes. En aquel momento les pasaron patelo (pescado para cebo) para que siguieran pescando y continuaron su camino. Fueron de los últimos en verlos antes del terrible suceso que se produjo pocas horas más tarde. "Estuvieron con nosotros al este de las islas Cíes y después los vimos por fuera también, faenando", explica Domínguez.

Según relata, Alonso y De Brito sabían que la embarcación Estela se acercaba con patelo avisados por otra embarcación, con lo que se acercaron a ellos. "Hablé muy poca cosa con ellos, casi no cruzamos conversación, pero los vi muy tranquilos", señala.

Domínguez, que estaba trabajando con su padre y su hermano y que indica que tan solo conocía a los dos jóvenes de vista, no se fijó en si a esa hora ya habían realizado captura alguna, además de que las condiciones del mar no permitían pararse para mucho más.




Haz click para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine