Los detenidos de la cofradía de Barallobre en libertad pendientes de declarar

Están a la espera de prestar declaración en el juzgado de instrucción número uno de Ferrol, que lleva el caso

21.04.2016 | 19:54

Los cuatro detenidos en el registro efectuado ayer en la Cofradía de Pescadores de Barallobre, en la localidad coruñesa de Fene, han sido puestos hoy en libertad, aunque la causa sigue abierta por presuntos delitos de falsedad documental, contra salud pública y contra la hacienda pública, han informado fuentes judiciales.

A la salida de los Juzgados, el abogado defensor del pósito fenés, el coruñés Jorge Vázquez Vila, ha comunicado que sus clientes están a la espera de prestar declaración en el juzgado de instrucción número uno de Ferrol, que lleva el caso.

Además, ha pormenorizado que los cuatro detenidos se han acogido a su derecho a no declarar esta mañana ante el magistrado de instrucción del número dos, el cual está en funciones de guardia.

Vázquez ha explicado que las acusaciones podrían estar vinculadas al "marisqueo presuntamente ilegal", aunque no ha querido concretar más detalles y se ha limitado a afirmar que por parte de los trabajadores "no se cometió ilegalidad alguna".

Después de siete horas de registro en el pósito fenés, la Guardia Civil detuvo ayer al patrón mayor, Carlos Rey, al secretario, David Pita, al biólogo Joám Luis Ferreiro y al encargado de las subastas, Pablo Barcia, que pasaron la noche en el cuartel de Lonzas, en A Coruña.

Los mariscadores presentes en el exterior de los Juzgados, alrededor de un centenar, comentaron que la denuncia presentada podría deberse a que la cofradía ha podido vender como marisco de zona B (en fresco) siendo de zona C, cuyo nivel de contaminación microbiológica suele ser demasiado elevado.

Por ello, a la salida de las de las dependencias judiciales, Ferreiro ha esgrimido que "será la Consellería de Mar la que debe saber cuándo da autorizaciones de marisqueo, cómo las da y por qué las da", pues el marisco de zona C solo puede comercializarse si se trata en la batea habilitada por la Xunta o si se somete a un tratamiento térmico.

"Los mariscadores trabajan, cogen el marisco donde les dan autorización y lo vendemos. Lo que ocurre es que igual no está todo tan bien como parece estar", ha asegurado.

Asimismo, ha señalado que en el día de ayer la Guardia Civil los trató "bien", pero ha añadido que en sus circunstancias "tendría que estar quien causa esta situación", unas palabras que han recibido la respuesta de los mariscadores presentes, que apuntaron "Rosa Quintana -conselleira de Mar- y compañía".

En su caso particular, ha detallado que él como biólogo se limita "a hacer muestrajes" y "evidentemente" sabe "lo que hay", aunque ha subrayado que pesa "una cláusula de confidencialidad" que implica "no decir determinadas cosas" que "sí están en conocimiento del juzgado".

Por último, ha mencionado, aunque sin entrar en concreciones, que en la investigación por falsedad documental se les acusa de "tener dos cuentas", algo que dice que "no tiene ni pies ni cabeza y es mentira".

En el registro los agentes retuvieron también a una joven becaria de la cofradía, que apenas llevaba una semana realizando labores en la depuradora y actuó en calidad de testigo.

La investigación se está desarrollando bajo secreto de sumario, con la intervención, además del Servicio Marítimo del Instituto Armado, de personal de la Agencia Tributaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine