La Xunta rebaja de siete a cinco kilos el tope diario de almeja babosa en la ría de Ferrol

El sector denuncia que es "imposible" vivir con ese límite y censura que los cierres de bancos marisqueros por contaminación le obligan a sobreexplotar las zonas abiertas

03.05.2016 | 16:02
Vista aérea de la ría de Ferrol.

Las claves

  • Escasez. La sobreexplotación de las zonas de marisqueo abiertas hace peligrar la cría de almeja, por lo que el sector advierte de que la situación será insostenible si la ría no se sanea
  • Ventas. Las ventas de almeja babosa en los pósitos de Ferrol y Barallobre descendieron un 39% en lo que va de año con respecto al mismo periodo de 2015. Los beneficios cayeron un 27%
  • Ganancias. Los mariscadores denuncian que en la actualidad no ganan más de 400 euros al mes, una cantidad que apenas les alcanza para pagar los impuestos o el seguro

La Consellería do Mar rebajó de siete a cinco kilos por mariscador el tope diario de almeja babosa en la ría de Ferrol. El departamento que dirige Rosa Quintana indica que la decisión se basa en los informes del estado de la especie -que representa la mayoría de la facturación de los pósitos de Ferrol y Barallobre- y argumenta que los trabajadores no llegaban a recoger esa cantidad.

El sector, no obstante, rechaza este recorte y culpa a la Administración de la escasez de almeja. "Puede que muchas veces no llegáramos a cinco kilos, porque está todo tan contaminado que no crece nada, pero si tenías un día bueno y cogías seis o siete, al menos podías compensar algo el resto de la semana", lamenta un mariscador de la cofradía de Ferrol que prefirió no identificarse. Este trabajador denuncia que subsistir con cinco kilos diarios es "imposible". "Tal y como se paga últimamente el producto, a unos seis o siete euros el kilo, sacamos unos treinta euros al día en ventas. Si yo gano 400 euros al mes y tengo que pagar 200 de seguro, ¿cómo voy a vivir?", se pregunta.

Los pósitos de la ría denuncian que los bancos están sobreexplotados, ya que los continuos cierres por contaminación obligan a todos los mariscadores a trabajar en las mismas zonas, y advierten de que la situación actual pone en peligro la población del año que viene. "Si cogemos todo y no dejamos que la almeja desove, nos quedaremos sin cría", explica el patrón mayor de Barallobre, Carlos Rey.

Las ventas de almeja babosa en las cofradías de Ferrol y Barallobre descendieron un 39% en lo que va de año con respecto al mismo periodo de 2015, de 73.946 kilos a 45.691, según datos de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, dependiente de la Consellería do Mar. Los beneficios cayeron un 27% tras pasar de 825.000 euros el año pasado a 610.000 en 2016.

La Consellería se reunió ayer con los pósitos de la ría para explicarles la decisión de rebajar los topes. "Nos dijeron que la contaminación es responsabilidad de los ayuntamientos e insinuaron que nuestra mejor opción es acogernos al paro, es insultante", señalaron fuentes de la cofradía de Ferrol presentes en el encuentro. Mar también les informó de que pretende iniciar un plan de regeneración de los bancos marisqueros, una opción que el sector considera un "parche". "Nos pagarán una miseria para que limpiemos una zona concreta durante quince días y para el año que viene volverá a estar igual", critica un miembro del pósito ferrolano. "Lo que no puede ser es que haya dinero europeo para depurar las rías y no se haga", añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine