Lo absurdo o innecesario

10.05.2016 | 02:32
Lo absurdo o innecesario

Imaginemos que usted tiene un barco de pesca. Por el mero hecho de tenerlo, está obligado a llevar un botiquín para la atención del personal a bordo. Esta obligación nace en el Real Decreto 258/1999 que establece condiciones mínimas sobre la protección y asistencia médica a los trabajadores del mar e incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva 92/29 CEE del Consejo, de 31 de marzo de 1992. Tal decreto detalla la dotación de los botiquines según el tipo de barco.

Hasta aquí todo podría ser asumible. Pero hay embarcaciones que, por faenar prácticamente a un tiro de piedra de la casa del armador o patrón, hacen inútil este botiquín porque llegan antes al muelle de lo que lleva atender a alguien a bordo.

Por si esto fuese poco, cada medicamento que figura en el botiquín posee un código que requiere ciertos conocimientos, ya que el responsable ha de conocer a la perfección lo que significa cada número de ese código y las contraindicaciones que pueda tener. No es de extrañar, entonces, la prevención de los armadores contra los famosos botiquines y su rechazo a los mismos, entre otras cuestiones por las de carácter económico, derivadas de los precios, e incluso la pérdida de tiempo.

Ahora es el momento de optar a subvenciones para sufragar la instalación de los botiquines en los barcos, pero la mayor parte de los afectados en Galicia se queja porque, además de ser un estorbo, obliga a revisiones periódicas (al menos, una vez al año) para comprobar el contenido del botiquín y la caducidad de los medicamentos.

Un armador de una embarcación de artes menores pone el ejemplo: Botiquín tipo C. No contiene ningún medicamento, pero hay un segundo adminículo en la embarcación con los elementos que esta y sus tripulantes consideran dadas las peculiaridades de los trabajos a bordo, el tipo de pesca, la distancia a puerto, etc. Este armador determina llevar a bordo agujas para extraer las espinas de erizo de mar, una tiritas, unas gasas, esparadrapo y alcohol. Asegura no necesitar el botiquín: "Es un estorbo y un gasto innecesario. Para solicitar la subvención tengo que demostrar que no tengo deudas con Hacienda ni con la Seguridad Social. Para que te den 100 euros, pagas 150 de gestoría".

¿Botiquín para todos? Parece absurdo e innecesario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine