La conserva compensa por primera vez la antigüedad a los trabajadores desde 1994

La plantilla con más de 22 años cotizados en las empresas tendrá un plus de experiencia profesional n Los sueldos subirán en más de seis puntos hasta 2020

15.07.2016 | 15:12
Varias trabajadoras, en una conservera gallega.

Las claves

  • Antigüedad. Hasta ahora, disfrutaban de complementos aquellas trabajadoras que hubiesen entrado en la empresa antes de 1994, sin que el resto de la plantilla pudiese recibir pluses
  • Solución. Para 2015 se fija un plus con 1.500 euros para las más veteranas y otros 750 para el resto. A partir de 2016, el complemento será de 750 euros para las que alcancen los 20 años
  • Importancia. Los sindicatos afirman que el convenio afecta a 10.000 personas en Galicia. Además, las negociaciones se prolongaron durante 18 meses. El acuerdo se sellará en septiembre

La industria conservera puso fin a 21 años de conflicto al reconocer a las plantillas, por primera vez desde 1994, el derecho a percibir una paga adicional en concepto de antigüedad y que hasta la fecha solo se le aplicaba a aquellas personas que hubiesen empezado a trabajar en 1993 o antes. Las trabajadoras (casi todas son mujeres) con más de 22 años de trayectoria profesional en la empresa cobrarán el llamado plus de experiencia profesional, que tendrá un importe de 1.500 euros y que será prorrateado en el salario anual. Aquellas que empezaron a trabajar a partir de 1994 percibirán una paga única de 750 euros en compensación por la antigüedad. Ambas retribuciones se percibirán de forma retroactiva ya que la negociación del convenio se prolongó durante 18 meses, así que el nuevo preacuerdo tendrá efectos desde enero de 2015.

El pacto, que deberá ser ratificado en Madrid el 19 de septiembre, cristalizó gracias al pacto entre UGT, CIG y la patronal Feicopesca (CCOO no firmó el documento, al que tuvo acceso este diario). En todos los convenios firmados anteriormente, el artículo 20 blindaba este complemento solo para la plantilla más veterana: "Se beneficiará el personal que, el 1 de enero de 1994 tenga un derecho adquirido, sin que al personal contratado con posterioridad le alcance este complemento". El nuevo convenio colectivo de 2016 gratificará la antigüedad de otra forma y elimina este artículo para tratar de rebajar la conflictividad, que en algunos casos había llegado a juicio.

Uno de los responsables de Alimentación de UGT, Ignacio Couñago, asegura que se "respetan" las condiciones para los que lleven más de 22 años en la empresa, pero también se reconoce el derecho a cobrar por antigüedad al resto. Este plus será personal y podrá alcanzar los 750 euros brutos al año (también prorrateados) en función de los trienios de antigüedad en la empresa. Los salarios subirán un 1% en 2017 y 2018, y otro 1,5% hasta 2020.

Este convenio, que afectará 10.000 personas en Galicia, es de aplicación en todas las conserveras de referencia ya que ninguna tiene un acuerdo de empresa: Frinsa, Albo, Valcarce, Orbe, Cerqueira o Lago Paganini. Solo Hijos de Carlos Albo añadía a la nómina una "prima de producción", que también tenía Alfageme antes de cerrar. Los sindicatos aseguran que, tras el del metal, es el sector de mayor relevancia en la comunidad por la cantidad de plantilla a la que afecta. Además de solventar el conflicto de la antigüedad, el preacuerdo considera las cesáreas como una intervención quirúrgica "a todos los efectos" y las parejas de hecho disfrutarán de la misma consideración que los matrimonios civiles o eclesiásticos.

Las vacaciones quedan fijadas en 22 días laborables y a partir de septiembre una comisión paritaria se encargará de "clarificar" las clasificaciones profesionales. CCOO justificó su no adhesión al pacto por la necesidad de consultarlo antes con sus órganos directivos y la CIG mostró su desacuerdo con el carácter "estatal" del mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine