Incautan en Galicia 1.200 kilos de pepino de mar por posible tráfico ilegal desde Portugal

La mercancía fue inmovilizada en una nave de Moaña, aunque está por confirmar la procedencia - Fue precintada por la ausencia de documentos que avalasen su origen

12.03.2017 | 01:41
El investigado en la operación, que oculta el rostro, junto al producto decomisado.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil se incautó de 1.200 kilos de pepino de mar en una nave de transformación de productos de pescado en Meira, Moaña, y procedió a la detención de una vecina de este municipio B.V.E, de 27 años, y a la investigación de su compañero sentimental H.E.A., de 30, como responsables de la mercancía, en una operación contra el tráfico ilegal de esta especie desde Portugal. La operación se inició en octubre "cuando la Guardia Civil tiene noticias de que a través de algún puerto de la provincia se estaba introduciendo pepino de mar procedente del sur de Portugal, donde está prohibida su captura". Una vez desembarcado, el pepino luso se mezclaba con otras partidas legalmente capturadas por embarcaciones de O Morrazo, y se sometían a un proceso de elaboración para exportar a Estados Unidos y a su vez a China.

El modus operandi se basaba en la merma de peso del pepino, en un 75%, cuando se somete a un proceso de elaboración para su comercialización. Esas pérdidas de peso se suplían con pepino de mar de Portugal, de tal manera que la mercancía exportada iba amparada con la documentación y facturación de capturas españolas, pero realmente el 75% era producto luso.

Por el momento está por confirmar que el pepino inmovilizado en la nave procede de Portugal. El propietario de la empresa niega esa posibilidad y sospecha de "informaciones envenenadas "vinculadas al naciente interés por la comercialización del pepino, un producto considerado delicatessen en China. Señala que él ni compra ni vende, sino que realiza la cocción y congelación del pepino que le trae el comprador y que lo único que ocurrió en la inspección de la Guardia Civil en su nave fue un "defecto de forma, porque no estaba debidamente documentada la trazabilidad de unas partidas, pero nada ilegal".

La incautación se realizó a principios de febrero y desde entonces la mercancía precintada permanece en la cámara de frío de la nave de Meira, pendiente de que se pueda realizar un análisis biológico que confirme el tipo de pepino que es: si se trata de la especie ilegal de Portugal, denominada Arguinenses, que es muy apreciada; o la más común, denominada Forskali, más conocida como pepino negro, que empezó a extraer la Cofradía de Cangas en la ría de Vigo hace dos años.

La versión que da la Guardia Civil es que el responsable de la empresa no pudo acreditar el origen y trazabilidad del producto.

El investigado en esta operación, H.E.A. y de origen mexicano, asegura que llegó a Galicia en septiembre pasado para abrir líneas de comercio de pepino de mar a través de la empresa familiar en su país que lo envía a EEUU y desde aquí al mercado chino. En México hay mucho comercio de pepino de mar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine