Sin incidencias sobre las capturas por la ceniza arrastrada por el temporal

Tras el paso de la borrasca 'Ana', los técnicos continúan realizando inspecciones para evitar desprendimientos y la llegada masiva de cenizas a las rías

12.12.2017 | 15:41

Las cofradías de pescadores no han detectado, al menos "de momento", incidencias sobre los bancos marisqueros y la pesca como consecuencia del arrastre de cenizas por el temporal de lluvia y viento del fin de semana, si bien permanecen vigilantes especialmente en las zonas interiores de las rías pontevedresas.

Así, el patrón mayor del pósito San Juan de Redondela, Clemente Bastos, ha manifestado en declaraciones a Europa Press que aunque "el agua parece chocolate" --al arrastrar ramas, tierra y sedimentos--, no han encontrado "ninguna mortandad" en las capturas y "de momento está todo normal, sin problemas".

Por su parte, el portavoz de la Cofradía de Pescadores San Francisco de Vigo, Jorge Alfaya, ha indicado que el marisqueo a pie "todavía no está trabajando" por las mareas, pero sí el de embarcación, que "no ha notado una influencia importante" de las cenizas. Por todo ello, ha asegurado que se encuentran "tranquilos".

"No parece haber incidencia, al menos en los bancos de nuestra zona --la parte externa de la Ría de Vigo--", ha señalado, antes de añadir que el temporal de lluvia coincidió también con "bastante mar de fondo", lo que ayudó a remover el sedimento y a dispersar las cenizas evitando que se quedasen en el fondo.

Coinciden en ello las fuentes consultadas de la Cofradía de Pescadores La Anunciada de Baiona, que han ratificado que no tienen "constancia" de la entrada de cenizas en su zona ni de que, "de momento, se notase algo que llamase la atención". En todo caso, han recordado que trabajan en un lugar abierto y con corrientes, por lo que "si había algo ya lo llevó el mar".

Turbidez y restos orgánicos

Tras el paso de la borrasca 'Ana' este domingo por Galicia, técnicos de Mar continúan desarrollando inspecciones este martes, centradas en las desembocadura de los ríos Miño y Verdugo y zonas de Baiona y Arcade, al sur de Pontevedra, para evitar desprendimientos y la llegada masiva de cenizas a las rías.

Con todo, fuentes de la consellería consultadas por Europa Press explican que la situación es similar a la de este lunes, con la apreciación de turbidez y restos orgánicos de árboles en las aguas, pero "como todos los años tras las primeras lluvias" de intensidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine