Obama sostiene que el calentamiento global pone en peligro la seguridad nacional

Las térmicas tendrán que reducir en un 32% sus niveles de CO2 de 2005 hasta 2030 - Los republicanos anuncian su oposición

04.08.2015 | 02:00

El presidente de Estados Unidos (EEUU), Barack Obama, presentó ayer su anunciado Plan de Energía Limpia con el que pretende que las centrales térmicas del país hayan reducido para 2030 su emisiones de dióxido de carbono en un 32% respecto a los niveles de 2005. Se trata de las primeras medidas de limitaciones de emisiones que toma EEUU en su historia.

El plan, que Obama justificó por razones de "seguridad nacional" -"solo tenemos un hogar, un planeta. No hay plan B"-, complementa el objetivo general al que EEUU se ha comprometido ante la ONU con miras a la conferencia mundial sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en París.

El compromiso, formalizado el pasado marzo, consiste en que EEUU haya reducido para 2025 sus emisiones de gases con efecto invernadero -todos ellos, no sólo las procedentes de las térmicas- entre un 26% y un 28% respecto a los niveles de 2005.

En su discurso de presentación, Obama recordó que de las plantas termoeléctricas procede "aproximadamente un tercio" de la contaminación total por carbono del país y resaltó que su plan es el paso "más importante" tomado jamás en EEUU para combatir el cambio climático.

Obama también afirmó que, como dejó claro el papa Francisco en su encíclica sobre el cambio climático, la lucha contra este problema mundial es "una obligación moral".

Obama detalló, asimismo, que el Gobierno federal dará a los estados "tiempo y flexibilidad" para cumplir con la nueva normativa fijada por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA). Estas seguridades, sin embargo, no disminuyeron la acritud de las reacciones adversas que, desde el pasado fin de semana, ha venido recibiendo el plan por parte de políticos republicanos, encabezados por gobernadores y fiscales de estados regidos por el partido del elefante.

Varios de esos políticos republicanos, entre ellos algunos precandidatos presidenciales, así como representantes de la industria del carbón y amplios sectores de la comunidad empresarial han afirmado que las nuevas directrices para las térmicas destruirán miles de empleos y encarecerán el coste de la energía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine