Muere sin arrepentirse el máximo represor de la dictadura de Pinochet

El general Manuel Contreras, director de la policía secreta, no entró en prisión a pesar de estar condenado a 500 años

09.08.2015 | 01:56
Manuel Contreras.

Manuel Contreras Sepúlveda, considerado el peor criminal de la historia de Chile, ha muerto sin cumplir los más de 500 años de prisión a los que estaba condenado en decenas de juicios por violaciones a los derechos humanos, pero con su grado de general y sin arrepentirse de sus crímenes. Contreras, de 86 años, falleció en la cama de un hospital sin entrar nunca en prisión. Ayer fue incinerado con el uniforme de general. Fue el hombre más temido de Chile en los primeros años de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), como jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), a la que se le atribuiyen los 1.192 detenidos desaparecidos en Chile en ese período y más de 1.500 ejecuciones.

Contreras jamás reconoció nada y cuando las evidencias dejaban al desnudo su responsabilidad, culpaba a otros, incluido al propio Pinochet, a quien en sus últimos años acusó de haberse enriquecido con el narcotráfico. Llegó a señalar al dictador como el verdadero jefe de la DINA y no dudó en achacar sus crímenes a la CIA estadounidense, entre ellos algunos como el asesinato del excanciller Orlando Letelier, cometido en Washington en 1976, o el del general Carlos Prats, antecesor de Pinochet en el mando del Ejército, muerto en 1974 en Buenos Aires. Contreras fue sentenciado en Chile a siete años de prisión por el crimen de Letelier y a doble cadena perpetua por el de Prats, que murió junto a su esposa, Sofía Cuthbert. Pero alegó que el autor material de ambos crímenes, el estadounidense Michael Townley, era en realidad un agente de la CIA.

Graduado en la escuela de las Américas, en la que el Ejército estadounidense entrenaba a oficiales latinoamericanos en técnicas antisubversivas, ideó en 1975 ideó la operación Colombo para encubrir la desaparición de 119 presos políticos, a los que, con la ayuda de las policías secretas de Argentina y Brasil, hizo figurar como miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, muertos en purgas de ese grupo. La operación Colombo fue un prefacio de la operación Cóndor, una multinacional terrorista de las dictaduras del Cono Sur para eliminar opositores, que Contreras creó también en 1975 y que propuso a sus pares de Argentina, Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay después de visitar el cuartel general de la CIA en EEUU.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine