Más de un centenar de detenidos en Ferguson pese al estado de emergencia

Segunda jornada de disturbios raciales un año después de la muerte del joven Brown, cuyo padre se desmarca de los manifestantes violentos

12.08.2015 | 01:56
Detención de un joven en Ferguson durante las protestas del lunes por la noche.

Más de 100 personas fueron detenidas ayer de madrugada y el lunes por la noche en la segunda jornada consecutiva de protestas en Ferguson (Misuri), en la periferia de San Luis, con motivo del primer aniversario de la muerte del joven negro Michael Brown, abatido por el policía blanco Darren Wilson cuando iba desarmado. Las protestas se iniciaron el domingo por la noche, jornada en la que un hombre fue herido por bala y quedó en estado crítico.

Tras esos violentos disturbios -y ante el temor a vivir una jornada similar-, el condado de San Luis declaró el lunes por la noche el estado de emergencia. "A la luz de la violencia de la última noche en Ferguson y su potencial para causar daños a personas y propiedades, he decidido usar mi autoridad para declarar el estado de emergencia con efecto inmediato", anunció el jefe del condado de San Luis, Steve Stenger.

A pesar de los avisos, cientos de personas volvieron a salir a las calles para participar en protestas convocadas bajo el lema Moral Monday (Lunes moral). Una vez caída la noche, cuando la madrugada ya estaba avanzada en España. Las autoridades locales confirmaron la detención de más de un centenar de personas por su presunta participación en unos disturbios que se prolongaron durante unas cinco horas, según informó la cadena NBC News.

Fuentes sobre el terreno afirmaron que, en torno a las 22.00 horas (hora local), cientos de manifestantes hicieron caso omiso de las instrucciones de no salir a la calle y se congregaron en la avenida West Florissant, provocando enfrentamientos con las fuerzas del orden, que procedieron a varios arrestos y llegaron a utilizar contra la multitud aerosoles de pimienta para aplacar las protestas.

En conjunto, fue una especie de juego del ratón y el gato entre los agentes y los manifestantes. Los policías, con equipamiento antidisturbios y vehículos armados, comenzaron a avanzar y a efectuar las primeras detenciones cuando un grupo de unas 50 personas se concentró en el medio de la avenida. Con todo, el nivel de violencia fue inferior al detectado el domingo por la noche. "No hubo tiroteos, disparos, robos, saqueos o daños a la propiedad", informó la policía de San Luis. Similar fue la versión que dieron algunos de los manifestantes. "Esto no tiene nada que ver con lo de ayer (por el domingo). Ayer sí que daba miedo; tuvimos que ir corriendo a escondernos detrás de un coche de policía. Cuando se oyen tiros, a la gente le entra el pánico", relató un manifestante.

Horas antes, la avenida West Florissant había sido escenario de una protesta pacífica, mucho más mayoritaria, de la que por la noche sólo quedaban un par de carteles con el lema del movimiento "Black lives matter" ("Las vidas de los negros importan").

El padre de Michael Brown agradeció el apoyo de las miles de personas que se manifestaron pacíficamente en recuerdo de su hijo, y se desmarcó de los disturbios. "Mi familia y yo estamos abrumados por el nivel de apoyo que hemos recibido este fin de semana", destacó Michael Brown padre, en un mensaje en Facebook difundido tras las dos jornadas consecutivas de manifestaciones. "Con vuestro apoyo, hemos rendido homenaje a la memoria de vuestro amigo, de mi hijo", destacó Brown.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine