Alemania y Francia reclaman una política común de asilo en plena crisis migratoria

París y Berlín pactan una lista de "países seguros" - Merkel tacha de "repugnante" la violencia ultra contra un centro de refugiados en Sajonia

25.08.2015 | 01:33

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, reclamaron ayer a sus socios una respuesta "unificada" a la crisis migratoria y se comprometieron a presentar una propuesta conjunta para fijar una política comunitaria de asilo. Pero, mientras tanto, París y Berlín demandaron a la Comisión Europea que haga cumplir lo pactado en junio por el bloque en esta materia, que, según Merkel, no ha sido aplicado "en parte" todavía en algunos países de la Unión Europea.

Otro punto acordado por Merkel y Hollande es la elaboración de una lista de "países seguros", estados de origen de los que Alemania propone no aceptar peticiones de asilo por razones políticas, al considerar que en ellos se respetan unos mínimos democráticos y jurídicos.

"Las normas deben ser coherentes", remató Hollande, que pidió reglas comunes y un reparto justo de las cuotas de refugiados, así como un "proceso de asilo común para el área Schengen". "Toda Europa está afectada por esto", dijo el presidente francés solidarizándose con Alemania, que la semana pasada elevó a 800.000 el número de peticionarios de asilo que espera recibir este año, cuatro veces más que en 2014.

Además, Merkel y Hollande apremiaron a Italia y a Grecia a abrir este año los centros de registro de refugiados. En este capítulo, la canciller dijo que el resto de los socios colaborarán con los gobiernos de Atenas y Roma tanto en la puesta en marcha de estos establecimientos como en la tarea de dotarlos del personal cualificado preciso, tal como quedó acordado en junio. Pero "no podemos aceptar ningún retraso", advirtió.

De puertas adentro, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, tachó de "repugnante" la violencia contra los refugiados que el sábado sacudió la ciudad de Heidenau (Sajonia), cuando 600 neonazis protagonizaron enfrentamientos con la policía junto a un centro de acogida en los que resultaron heridos 31 agentes. Ayer un incendio destruyó un edificio vacío que debía convertirse en un hogar para refugiados en Weissach im Tal (al suroeste).

Entre tanto, Macedonia sigue permitiendo la entrada de miles de refugiados a través de su frontera con Grecia, aunque la situación es de calma. Según datos ofrecidos por el ministro macedonio del Interior, Mitko Cavkov, solo el pasado sábado llegaron a Gevgelija, la primera ciudad tras la frontera, 8.000 refugiados, lo que equivale a un tercio de la población de la urbe.

De Macedonia, la marea humana pasa a Serbia, cuyas autoridades calculan que en las próximas seis u ocho semanas seguirán entrando a diario entre 2.000 y 3.000 personas. A Italia, mientras tanto, empezaron ayer a llegar los 4.700 inmigrantes rescatados en el Canal de Sicilia entre el sábado y el domingo. Con esta nueva oleada, son ya 110.000 los que han arribado al país por el Mediterráneo desde enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine