El yihadista del tren Thalys llevaba un fusil de asalto, 270 cartuchos y gasolina

El marroquí Ayoub el Khazzani, acusado formalmente por la Fiscalía francesa del atentado del viernes, vio un vídeo yihadista que llamaba al combate antes del ataque

26.08.2015 | 00:44
El fiscal de París, François Molins.

La Fiscalía francesa acusó ayer de "tentativa de asesinatos con carácter terrorista" al marroquí Ayoub el Khazzani, que el viernes atacó un tren Thalys que hacía el trayecto Ámsterdam-París e hirió gravemente a dos personas antes de ser reducido por cuatro pasajeros. El acusado, que asegura haber actuado con el único objetivo de robar, subió al tren en Bruselas con una mochila y una maleta de ruedas, en las que escondía un fusil de asalto AKM con 270 municiones, una pistola, una botella de 50 centilitros con gasolina y un cúter.

El Khazzani, de 25 años, pagó en efectivo los 149 euros de su billete en primera clase, rechazó la posibilidad de tomar el tren anterior y una vez a bordo, según el fiscal de París, François Molins, consultó desde su teléfono una página web en YouTube con plegarias islamistas en las que se exhortaba al combate.

El hecho de que la línea de ese móvil fuera activada el mismo día del ataque confirma que "claramente estaba dedicado a la comisión de los hechos", añadió el fiscal en rueda de prensa.

El agresor se encerró en el baño antes de que el tren arrancara. Un pasajero que estaba esperando para entrar le vio salir con el torso desnudo, la mochila y el fusil, e intentó frenarlo empujándole con las manos, pero solo logró detenerle unos 15 segundos.

El atacante aprovechó la llegada del revisor, según el relato de la Fiscalía, para dirigirse a uno de los vagones, el número 12, en el que estaban dos militares estadounidenses de permiso que, al oír varios disparos y verle, se lanzaron sobre él en el momento en que este empuñaba el arma hacia arriba, "sin duda para activarla".

La intervención, además de esos dos hombres, de otro amigo suyo estadounidense y de un ciudadano británico, todos ellos condecorados después con la Legión de Honor francesa, permitió neutralizarle antes de la llegada de las fuerzas del orden. El fiscal de París anunció que ha pedido la prisión provisional para el detenido, que dice haber vivido en Francia "entre cinco y siete meses" en 2014 y quien, según distintos testimonios, mostró premeditación y una "actitud resuelta" para actuar en el tren.

El joven había sido condenado en España dos veces en 2010 y otra en 2012 por narcotráfico, y las autoridades españolas informaron a los servicios secretos de Francia cuando este se trasladó a ese país para trabajar en una compañía de telefonía móvil. Tanto en Francia como en España estaba registrado con una ficha "S" de personas con vinculaciones potenciales con grupos terroristas, lo que no implica su arresto pero permite abrir un proceso de vigilancia.

El periplo trazado por el fiscal detalla que, tras su estancia en Francia, el detenido asegura haber estado en Bélgica, Colonia, Viena, de nuevo Colonia y finalmente Bruselas, donde dice haber vivido en un parque público, aunque los registros apuntan a que residió en casa de su hermana.

El Khazzani negó durante los interrogatorios haber viajado a Turquía, pero los investigadores han determinado que viajó allí en mayo de 2015 desde Berlín, y que volvió el pasado 4 de junio en un vuelo procedente de Antioquía, cerca de la frontera siria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine