Avalancha de refugiados en Europa Los hechos

Alemania y Austria abren las fronteras

Más de 6.000 refugiados procedentes de Oriente Medio llegan a ciudades germanas a través de la república alpina - Berlín los repartirá por cuotas n Viena espera otros 1.500 para hoy

06.09.2015 | 02:52
Un pequeño refugiado se pone la gorra de un guardia de seguridad alemán tras llegar a la estación de Múnich desde Salzburgo (Austria).

Austria y Alemania abrieron ayer sus fronteras a miles de refugiados, huidos de las guerras y la violencia en Oriente Medio, para desatascar una situación que no pintaba nada bien ni para ellos ni para el "prestigio" de la UE. El atasco estaba en Budapest, la capital húngara, donde miles de personas se hacinaban en el interior de la estación Keleti y sus alrededores. La decisión del Gobierno magiar de prohibir la salida de trenes internacionales terminó por exasperar los ánimos de un millar de refugiados, que el viernes emprendió a pie el camino hacia la frontera de la república alpina. Hungría se ofreció entonces a llevarlos en un centenar de autobuses hasta la linde. A los que iban a pie y a los que aún permanecían en la estación. Pero ya ha advertido que no piensa repetir la operación.

Los autobuses húngaros dejaban a los refugiados a tres kilómetros de la frontera austriaca, que cruzaron por el paso de Nickelsdorf. Una vez en territorio "amigo", las autoridades les informaban de que podían seguir viaje hacia Alemania sin obstáculos. Como así hizo la inmensa mayoría, celebrando por fin su entrada "en Europa". Anoche, al cierre de esta edición, habían llegado a diversas ciudades germanas más de 6.000 refugiados a través del territorio "de paso" de la república alpina. Pero las autoridades esperan que hoy puedan ser ya 10.000, cifra que triplica el flujo de los días anteriores.

Los primeros trenes especiales entraron en la estación central de Múnich procedentes de Salzburgo. En la capital bávara, los migrantes fueron recibidos por muchos ciudadanos con letreros de bienvenida. Pero también con avisos, aunque no dirigidos a ellos, sino al resto de los países del bloque comunitario.

"Durante todo el día hemos dejado dos cosas claras. En casos de urgencia hay que ayudar y por eso hemos ayudado. Pero también hemos dicho que todos los países tienen que cumplir con sus obligaciones", declaró el ministro de la Cancillería, Peter Altmeier.

Alemania repartirá a los refugiados que han llegado a su territorio siguiendo el sistema de cuotas fijado en la llamada "fórmula de Königstein", que tiene en cuenta tanto la población como los ingresos fiscales de los 16 estados federados. Siguiendo ese sistema, actualmente el estado federado que más refugiados recibe es Renania del Norte-Westfalia, seguido por Baviera.

Pese a la evidente generosidad germana, el Gobierno húngaro continuó ayer criticando abiertamente a Alemania. "Lo que ha pasado en Hungría desde el viernes por la noche es consecuencia del fracaso de la política de migración de la UE y de las graves e irresponsables declaraciones hechas por políticos europeos", dijo el ministro magiar de Exteriores, Péter Szijjártó.

Pero ésta no fue la única noticia desagradable para los refugiados que salió de boca de un político húngaro. El propio primer ministro, Viktor Orbán, anunció que el Ejército vigilará "paso a paso" la frontera con Serbia.

"No son 150.000 (inmigrantes y refugiados) los que algunos quieren dividir por cuotas. No son 500.000, una cifra que he escuchado en Bruselas, sino que son millones y después decenas de millones, porque el flujo de inmigrantes no tiene fin", advirtió el controvertido jefe de gobierno, para quien esta crisis no es un problema europeo, sino alemán.

Austria cifró ayer en unos 7.500 los refugiados que llegaron a la estación de trenes Westbahnhof de Viena, donde cerca de un millar de ellos iba a pasar la noche. Pero espera que otros 1.500 arriben hoy desde la frontera con Hungría. De hecho, varios cientos que ayer emprendieron el camino a pie desde la estación de Budapest, igual que sus compañeros el viernes, terminaron subiéndose a trenes para llegar antes a la linde ante el rumor de que iba a ser cerrada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine