Avalancha de refugiados en Europa

España no se fija límites y aceptará la cuota que le asigne la Comisión Europea

Madrid ve preciso negociar con el presidente sirio para evitar tragedias como la ola de refugiados - PP y PSOE negociarán una iniciativa común en el Congreso

08.09.2015 | 01:48
Un joven refugiado atraviesa la valla de espino y cuchillas levantada por Hungría en su frontera con Serbia, a la altura de Röszke.

El Gobierno anunció ayer que no tiene límite fijado para la acogida de refugiados y rechazó entrar en "especulaciones" sobre el número de los que España admitirá finalmente después de que la UE decida cómo se reparte entre los países miembros a las 120.000 personas que se pretende reubicar desde Grecia, Italia y Hungría. Aunque la propuesta no será oficial hasta mañana, miércoles, todo parece indicar que la cuota que se asignará a España será de 15.000 personas, la tercera tras Alemania y Francia. Aunque el Gobierno no pone límites, sí que requiere a la UE para que acelere la toma de decisiones.

Esta información fue facilitada ayer por fuentes oficiales tras la primera reunión de la comisión interministerial del Gobierno para analizar la avalancha de refugiados que se abate sobre Europa. La reunión estuvo presidida por la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, con asistencia de los ministros del Interior, Jorge Fernández Díaz; de Sanidad, Alfonso Alonso; de Educación, Íñigo Méndez de Vigo; de Justicia, Rafael Catalá; y de Empleo, Fátima Báñez.

Desde Teherán, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, afirmó que ha llegado el momento de "entablar negociaciones" con el régimen sirio de Bachar al Asad para poner fin a un conflicto que se prolonga desde hace más de cuatro año y, de ese modo, acabar con tragedias como la actual ola de refugiados.

Para Margallo, la negociación permitirá evitar un vacío que está siendo aprovechado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) para hacerse con territorios en los que impone un régimen de terror. Buena parte de las personas que huyen de Siria e Irak, y que componen el grueso de la avalancha de refugiados, lo hacen para escapar del terror sanguinario de los yihadistas. En cualquier caso, la guerra ha causado ya más de un cuarto de millón de muertos y once millones de desplazados, de los que más de cuatro millones han abandonado el país.

"Bachar al Asad, nos guste o no, es el Gobierno que se sienta en la Asamblea General de la ONU. Es el Gobierno que tiene la legitimidad internacional desde el punto de vista de la interlocución", subrayó Margallo, quien recordó que en una reunión en Múnich en 2012 alguien le dijo que Al Asad tenía los días contados. "Han pasado cuatro años. Los días no estaban contados. El conflicto se ha saldado con un vacío aprovechado por Daesh (EI) y con una tragedia sin precedentes", dijo Margallo.

En el plano parlamentario, el PP ha aceptado la propuesta del PSOE para actuar de forma conjunta ante la crisis de los refugiados y negociará con los socialistas una proposición no de ley presentada por estos la pasada semana.

Por otra parte, una petición registrada el pasado jueves en la plataforma Change.org ha cosechado ya más de 250.000 firmas que exigen al Gobierno que "deje de negociar con seres humanos" y "abra de inmediato las puertas de España" a todos aquellos refugiados que lo necesiten.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine