Avalancha de refugiados en Europa

Dinamarca suspende el tráfico ferroviario con Alemania por tiempo indefinido

La ONU estima que no bajará en semanas el flujo sobre Hungría - Veinte ONG piden a Orbán un trato humano a los refugiados

10.09.2015 | 01:39
Llegada de refugiados a la isla egea de Lesbos, inicio de su largo viaje.

Las autoridades danesas ordenaron hoy suspender de forma indefinida el tráfico ferroviario con Alemania ante la llegada en los últimos días de cientos de refugiados, en su mayoría sirios, procedentes del vecino país. Dinamarca ha recibido en las últimas 72 horas a 1.500 refugiados, de los que sólo una pequeña parte quiere quedarse. El resto pretende seguir viajando hasta Suecia, donde las facilidades de asilo son mayores.

Más de dos centenares de refugiados permanecían anoche en dos trenes, porque rechazan dejarse registrar por la Policía danesa, por miedo a que se les obligue a quedarse en el país. El mismo motivo esgrimieron unas 300 personas, en su mayoría sirios e iraquíes, que abandonaron una escuela en el sur de Jutlandia para emprender viaje a pie por autopista hasta Suecia, situada a más de 200 kilómetros, lo que obligó a las autoridades a cortar un tramo de la vía rápida al tráfico.

Mientras, el gran punto de embotellamiento en la interminable serpiente de refugiados que va de Turquía a Escandinavia sigue estando en Hungría, donde además se multiplican las quejas por el mal trato que la Policía da a los desplazados.

Una veintena de ONG solicitaron ayer al Gobierno del derechista autoritario Viktor Orbán un trato humano para los refugiados y que, en lugar de criminalizarlos, se les ofrezca verdadera ayuda. En las calles y plazas de Budapest, así como en la ya temible para los refugiados localidad de Röszke, fronteriza con Serbia, se ha desatado una crisis, debido "a la inercia o inacción deliberada del Gobierno", denuncian las ONG.

En las últimas semanas, en la estación Keleti de Budapest se ha formado un verdadero campamento de refugiados, donde esperan para poder seguir hacia el centro y el norte de Europa, mientras en Röszke centenares de personas aguardan durante horas e incluso días al raso para ser inscritas en registros. La Alta Comisaría de la ONU para los Refugiados (Acnur) vaticinó ayer que la oleada de refugiados sobre Hungría se mantendrá durante los próximos meses.

"El número de llegadas de ayer fue de más de 2.700 personas, con una media diaria de alrededor de 2.000 personas desde el mes pasado", indicó Acnur.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine