Avalancha de refugiados en Europa

Alemania, desbordada, cierra la frontera entre críticas de imprevisión a Merkel

Hungría aplaude la vuelta de los controles y vigila con soldados la frontera con Serbia - Propone que la UE envíe a Grecia una fuerza conjunta contra los refugiados

14.09.2015 | 09:58
Llegada de refugiados a la principal estación de tren de Múnich.

Desbordado por la llegada de decenas de miles de refugiados en los últimos días, el Gobierno alemán decidió ayer por sorpresa restablecer de modo temporal los controles de fronteras que suprimió el pasado fin de semana. La medida, acompañada de la suspensión del tráfico ferroviario con Austria hasta las seis de la mañana de hoy, llegó apenas 24 horas después de que las autoridades bávaras anunciaran que Múnich se veía impotente para asimilar un flujo de refugiados que, sólo el sábado y sólo por tren, arrojó un saldo de 12.200 personas.

En paralelo con la decisión de Berlín, que esperaba un total de 40.000 refugiados para todo el fin de semana, las autoridades checas reforzaron el control de sus propias fronteras, por temor a que las personas llegadas a Austria desde Hungría optasen por dirigirse a su país para entrar en Alemania por Sajonia en lugar de hacerlo por la sobrecargada Baviera. Viena calculaba en 10.000 los refugiados llegados ayer a Austria.

Es precisamente de Baviera de donde ha brotado en las últimas horas una creciente oleada de críticas a la canciller Merkel, a la que se acusa de imprevisión. Las críticas llegan del partido hermano de la CDU de Merkel, la CSU bávara, integrada en el Gobierno tripartito en el que también figuran los socialdemócratas del SPD. El ministro de Transportes, Alexander Dobrindt (CSU), se quejó de que "se ha llegado al límite de la capacidad de resistencia" y reclamó "medidas efectivas para frenar los flujos", tras constatar el fracaso de la Unión Europea. "Necesitaremos mucho tiempo para poner orden en la ya difícil situación", afirmó Dobrindt, después de que su jefe de filas y primer ministro de Baviera, Horst Seehofer, tachase el sábado de "error" la decisión de Merkel de abrir las fronteras a los refugiados procedentes de Hungría.

Ha sido precisamente Hungría la que con más fuerza ha aplaudido la decisión alemana de cerrar las fronteras, lo que equivale a una suspensión del espacio Schengen de libre circulación de personas en el interior de la UE. El primer ministro magiar, Víktor Orbán, que ha destacado estos días por su rechazo a la oleada de refugiados en su mayoría islámicos, destacó que se trata de una medida necesaria para proteger los valores alemanes y europeos.

Orbán precisó aún más su pensamiento al proponer la constitución de una fuerza conjunta de la Unión Europea para defender las fronteras de Grecia "y así también las europeas". El Gobierno húngaro adelantó que su país está dispuesto a participar "de una forma masiva" en la operación.

En Hungría, el Ejército ha comenzado a patrullar los límites meridionales con Serbia ante la llegada récord de refugiados. Los médicos voluntarios que atienden a los miles de refugiados que entran por el paso fronterizo magiar de Röszke denuncian la nula ayuda estatal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine