Avalancha de refugiados en Europa

La llegada de asilados colapsa Alemania y eleva el malestar por la gestión de Merkel

Croacia toca techo tras haber recibido a casi 9.000 desplazados en menos de 48 horas - La UE celebrará una cumbre extraordinaria este miércoles - La Eurocámara respalda las cuotas

18.09.2015 | 01:44
Refugiados esperan para registrarse tras cruzar la frontera en Tovarnik.

La intensa oleada de refugiados que se abate sobre Alemania ha colapsado la administración del país, que no da abasto para registrar, repartir y dotar de lo básico a los miles de peticionarios de asilo que llegan a diario. El caos ha llevado a estados, regiones y municipios a intensificar sus demandas de medios y ha elevado el malestar contra la canciller Merkel por su modo de llevar la crisis.

Las quejas se ha cobrado su primera víctima propiciatoria en la persona del presidente de la Oficina federal para la Migración y los Refugiados (BAMF), Manfred Schmidt. La dimisión del presidente de la BAMF es el reconocimiento tácito de Berlín de su mala gestión, aunque oficialmente se ha atribuido a "motivos personales".

En una entrevista difundida ayer por el diario Bild, la presidenta del Asociación de Municipios de Alemania, Eva Lohse, exigió más dinero -incluso para levantar nuevos albergues- y una mayor celeridad en la tramitación de las peticiones de asilo. El jueves, Merkel anunció la creación de centros de distribución, con capacidad para 40.000 personas cada uno, con el objetivo de descongestionar las ciudades.

Pese a todo, los municipios despliegan una actividad incesante, que, sin embargo, se revela insuficiente. Hamburgo está levantando siete "poblados" con contenedores de mercancías para dar cabida a más de 20.000 refugiados. Berlín estudia acondicionar el antiguo aeropuerto de Tempelhof porque sus más de 60 albergues de acogida están repletos.

El flujo de refugiados que conduce a Alemania pasa ahora por Croacia, después de que Hungría decidiese el miércoles cerrar su frontera con Serbia. Las autoridades de Zagreb se declararon ayer al límite de sus posibilidades, tras haber recibido a 9.000 refugiados en menos de 48 horas, más de 7.000 de los cuales llegaron en la jornada de ayer. La ola sin precedentes de refugiados colapsó en cuestión de horas los controles de la Policía, que al principio trataba de registrar regularmente a los inmigrantes.

La gravedad de la situación ha aconsejado al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, acceder a las peticiones alemanas y austriacas y convocar una cumbre urgente de la UE, que se celebrará el próximo miércoles, día 23. El encuentro se producirá al día siguiente del Consejo de ministros de Interior en el que se intentará un acuerdo sobre el reparto de 120.000 refugiados. El lunes, los ministros fracasaron en su intento, ante la cerrada oposición de Chequia, Eslovaquia, Polonia, Hungría, Letonia y Rumanía.

El Parlamento Europeo respaldó ayer por el procedimiento de urgencia y por amplia mayoría el reparto de esos 120.000 demandantes de asilo, lo que representa una presión adicional para los refractarios. De hecho, Chequia dio ayer marcha atrás y anunció que estudia acoger a 15.000 solicitantes de asilo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine