Avalancha de refugiados en Europa

El sirio zancadilleado traerá a toda su familia la próxima semana

"Esto es como andar por el cielo", afirma al llegar a Madrid - Interior no quiere que se extiendan las iniciativas individuales

18.09.2015 | 01:44
Mohsen y sus dos hijos ante el portal de su nueva cas en Getafe.

Osama Abdul Mohsen, el refugiado sirio zancadilleado la pasada semana por una reportera húngara, ya está en su nueva casa. Mohsen, que el jueves por la noche llegó a España en compañía de dos de sus hijos -Zaid, de 7 años, a quien llevaba en brazos cuando fue agredido, y Mohamed, de 18 años-, arribó a la localidad madrileña de Getafe ayer de madrugada y declaró estar "feliz, muy feliz". El refugiado, que ha sido traído desde Múnich por una escuela de entrenadores de fútbol, aseguró que estar en España "es como andar por el cielo".

Mohsen ha completado un periplo de más de dos semanas desde Turquía y de un año desde el momento en el que, en compañía de su familia, decidió abandonar su Siria natal, donde había trabajado como entrenador de fútbol.

Mohsen podrá reunirse en España con su mujer y sus otros dos hijos, que se encuentran "perfectamente localizables" en Turquía, a partir del próximo viernes, día 25, según informó la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández. El refugiado recibirá un permiso de trabajo y residencia provisional en el plazo de un mes, según indicó Conrado Galán, director de la Escuela nacional de entrenadores de fútbol (Cenafe), la entidad que lo ha traído a España. De hecho, hoy mismo asistirá a una reunión en el ministerio del Interior para empezar a tramitar sus papeles.

El director de la Cenafe aseguró que el puesto que ocupará el refugiado sirio en la escuela de entrenadores "no puede ser ocupado por ningún español" y que es el candidato "ideal" para entrenar a aquellos jugadores que requieran ir a países como Dubai, Catar o Egipto. "La escuela de entrenadores sólo quiere a los mejores profesionales y es normal que nos hayamos fijado en Osama", explicó Galán. Mohsen, que ha cursado estudios superiores, fue entrenador del equipo Al-Fotuwa, de la primera división siria.

Galán manifestó que, en cuanto obtenga la tarjeta roja, el refugiado sirio podrá comenzar a trabajar y ser "productivo", aunque recordó que será su escuela la que se encargue de su manutención, del pago del alquiler de su vivienda y de sus gastos generales hasta que pueda mantenerse por sí mismo. "Es una persona formada, culta y bilingüe, se va a adaptar perfectamente", resaltó, además de insistir en que recibirá formación de calidad que le permita aprender español "cuanto antes".

En medio del clima de alegría generalizada, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, advirtió ayer que el de Mohsen es un caso que "no puede generalizarse". El Ministro insistió en que no se puede "empezar a traer a España a refugiados al margen del procedimiento y del acuerdo comunitario" porque, en ese contexto, "no puede ir cada país actuando por su cuenta".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine