Los griegos respaldan a Tsipras y le dan una clara victoria sobre los conservadores

Syriza, con el 35,4% de los votos y 144 diputados, reeditará la coalición con los nacionalistas - Los críticos del líder izquierdista no obtienen representación

21.09.2015 | 01:40
Tsipras celebra su triunfo en las elecciones de ayer con el líder de Griegos Independientes, Panos Kamenos.

Los griegos respaldaron ayer en las urnas la gestión de Alexis Tsipras y le dieron una clara victoria sobre los conservadores de Nueva Democracia (ND) en las segundas elecciones legislativas del año. Con el recuento al 63%, la izquierdista Syriza obtenía el 35,4% de los votos y 144 diputados, a solo siete de la mayoría absoluta (151), seguido, siete puntos por detrás, por el partido que ahora lidera Vanguelis Meimarakis (28% de sufragios y 76 escaños), que nada más conocerse los primeros datos del escrutinio reconoció su derrota.

En las anteriores elecciones, celebradas en enero, Syriza cosechó el 36,34% de los votos y ND el 27,81%, lo que quiere decir que Tsipras apenas ha visto reducida la confianza que sus compatriotas le prestaron hace nueve meses, pese a que, con la firma, en agosto, de un tercer programa de rescate, incumplió la principal promesa que entonces les hizo: acabar con las durísimas medidas de ajuste exigidas por los acreedores internacionales a cambio de financiación.

El respaldo obtenido ayer por el líder de Syriza es completo, pues Unidad Popular, la escisión que provocó en la coalición la firma del tercer rescate -y que, al dejar en minoría a Tsipras en el Parlamento, condujo a la convocatoria de elecciones anticipadas- no habría obtenido representación.

Según los datos divulgados anoche por el Ministerio del Interior con el escrutinio al 63%, la tercera fuerza más votada fue el neonazi Amanecer Dorado -que continúa en ascenso- con un 7,11% de los sufragios y 19 escaños, dos más que enero.

A la vista de estos resultados, lo más probable es que Tsipras se incline por reeditar la coalición con el nacionalista Griegos Independientes, que obtuvieron el 3,70% de los votos y 10 diputados (pierden tres), ya que entre ambos suman una cómoda mayoría absoluta de 154 escaños.

El líder de Griegos Independientes, Panos Kamenos, tenía previsto reunirse anoche con Tsipras para empezar, "a partir de mañana (por hoy)", el "nuevo esfuerzo" para formar Gobierno. Kamenos señaló que los griegos confiaron "en el futuro", lo que permitirá la creación de un Gobierno que persigue "la salida del memorando, de la austeridad y del desempleo".

"Con Tsipras como primer ministro, vamos a avanzar con una nueva coalición", destacó Kamenos a la edición digital del diario Kathimerini. El exministro de Defensa aprovechó para arremeter contra las empresas demoscópicas, a las que tachó de "asesinos a sueldo" por pronosticar un resultado mucho más ajustado del que arrojaron las urnas.

Antes de dirigirse a la población, Tsipras llegó a la sede Syriza, a última hora de la tarde, alzando ya el brazo en señal de victoria. En su cuenta de Twitter, el ex primer ministro simplemente comentó sobre su segunda victoria en nueve meses: "Con trabajo duro y perseverancia, avanzaremos. #Grecia".

Su triunfo fue claro desde que se conocieron los sondeos a pie de urna, pero más aún con los primeros resultados oficiales, escrutado el 25% de los votos. Estos primeros datos bastaron para que Meimarakis reconociera la victoria de Tsipras y le felicitara.

"Dimos la batalla con seriedad, al parecer el resultado da la victoria a Syriza y a Tsipras. Le felicito, el resto lo discutiremos", dijo Meimarakis en declaraciones a los medios a su llegada a la sede de Nueva Democracia, cerca del centro de Atenas.

La cuarta fuerza política serían los socialdemócratas del Pasok, con el 6,41% de los votos y 17 diputados (cuatro más que en enero), seguidos por los comunistas del KKE, con un 5,47%, y el centrista To Potami ( El Río), con un 3,92%.

Además, la Unión de Centristas, una formación fundada hace más de dos décadas que hasta ahora nunca había conseguido representación en el Parlamento helénico, obtendría el 3,45% y nueve parlamentarios.

La participación fue de apenas el 55%, la más baja registrada nunca en unas elecciones parlamentarias en Grecia, un país donde el voto es obligatorio.

La ley electoral griega establece que del total de los 300 escaños, unos 250 se reparten proporcionalmente entre todos los partidos, mientras que hay un "regalo" de 50 asientos para la primera fuerza política, incluso si su ventaja sobre la segunda es de un solo voto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine