Erdogan busca la mayoría absoluta en las urnas atacando al Estado Islámico en Siria

Turquía bombardea posiciones yihadistas en el cierre de una campaña ensombrecida por el brutal atentado del pasado día 10, que Ankara atribuye al Estado Islámico

01.11.2015 | 01:40
Seguidoras del partido de Erdogan y Davutoglu, ayer en Ankara, en el último mitin de campaña.

El Ejército de Turquía atacó ayer posiciones del yihadista Estado Islámico (EI) en Siria con cazas F-16, coincidiendo con el cierre de la campaña electoral de los comicios legislativos de hoy, a los que el partido del presidente, Recep Tayyip Erdogan, el islamista AKP, se presenta con el objetivo de recuperar la mayoría absoluta que perdió en las elecciones de junio, y tras una campaña ensombrecida por el peor atentado en la historia moderna del país, que el pasado día 10 mató a 102 personas y del que el Gobierno en funciones culpó al EI.

Tres mítines multitudinarios en las ciudades de Ankara, Estambul y Adana pusieron el colofón a la campaña. Proteger al país de la amenaza terrorista es la promesa que ayer reiteró el primer ministro interino y dirigente del AKP, Ahmet Davutoglu, que fue quien perdió la mayoría absoluta el pasado mes de junio.

"Queremos trabajar solos", fue el lema de su campaña, en alusión a la aspiración de recuperar los 18 escaños que separan a su partido de la mayoría absoluta, algo poco probable aunque no imposible, según los sondeos. Impedir ese objetivo es precisamente la prioridad de los otros tres partidos, el socialdemócrata CHP, el ultranacionalista MHP y el izquierdista prokurdo HDP.

La percepción dominante en los círculos de izquierda es que hoy es más necesario que nunca evitar una nueva legislatura en solitario del AKP. Los comicios son "la última salida antes de la dictadura", decía un titular del diario opositor Cumhuriyet, mientras que el rotativo liberal Taraf califica la jornada de hoy como "el último día del sultanato".

Ambos diarios consideran que la influencia de Erdogan en un gobierno del AKP será absoluta, pero que el mandatario tendrá que renunciar a sus notorias aspiraciones de hacerse con el poder ejecutivo si se forma un gobierno de coalición. Pero la prensa progubernamental recoge los mensajes de Davutoglu y Erdogan, que creen que la nación debe decidir entre "la estabilidad o el caos".

Pese a una campaña de bajo perfil y con poca actividad callejera, se espera una participación muy alta, entre el 84% y el 91%, superior incluso a la registrada en junio, según los sondeos.

Las encuestas revelan que la mayor participación podría beneficiar al socialdemócrata CHP, ya que una de cada dos personas que no fueron a votar en junio era simpatizante de este partido.

La oposición teme que haya manipulaciones de las urnas, un temor que ya circulaba en junio pero entonces se reveló infundado, según pudieron constatar los más de 50.000 voluntarios de la ONG Oy ve Ötesi (Votos y demás), que se constituyeron en observadores independientes.

La misma organización vigilará los comicios con alrededor de 65.000 voluntarios, mientras que el CHP y el MHP han movilizado a más de 500.000 afiliados para observar las urnas, y el AKP ha anunciado que un millón de seguidores suyos harán otro tanto.

Por otra parte, cerca de 385.000 policías velarán por la seguridad física de los votantes, ante el temor a un nuevo atentado yihadista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine