El ataque islamista contra la capital francesa La crónica

Valls advierte del riesgo de atentados con armas químicas y bacteriológicas

La asamblea prorroga tres meses el estado de emergencia - Creado un centro para la reeducación de "jóvenes radicalizados"

20.11.2015 | 01:53

El primer ministro de Francia, el socialista Manuel Valls, advirtió ayer del riesgo de que los terroristas perpetren futuros atentados con armas químicas y bacteriológicas". Valls lanzó este aviso en una comparecencia ante la Asamblea Nacional en la que defendió el proyecto de ley de reforma del estado de emergencia, que incluye su prórroga durante tres meses a partir del próximo día 29. Los diputados aprobaron el proyecto casi por unanimidad, con 551 votos a favor, seis en contra y una abstención. Los seis votos contrarios fueron de tres diputados socialistas y otros tres ecologistas, y la abstención partió también del gubernamental bando socialista. La prórroga deberá ser refrendada hoy por el Senado.

"No hay que excluir nada. Lo digo con todas las precauciones que se imponen, pero lo sabemos y lo tenemos en cuenta: puede haber riesgo de armas químicas y bacteriológicas", dijo el primer ministro francés en su comparecencia. "Estamos en guerra. No en una de las guerras a la que la historia nos ha acostumbrado trágicamente. Una nueva guerra, exterior e interior, en la que el terror es el primer objetivo y el primer arma", agregó Valls.

"Es una guerra en la que el frente de combate se desplaza constantemente y está en el corazón de nuestra vida cotidiana", indicó el mandatario socialista, quien la describió como "una guerra planificada y llevada a cabo por un ejército de criminales". "La macabra imaginación de los que dan las órdenes no tiene límites: fusil de asalto, decapitación, bombas humanas, armas blancas o todo a la vez, perpetrado por individuos y comandos particularmente organizados", advirtió Valls. En su discurso, el primer ministro francés anunció la creación de un centro para la reeducación de jóvenes radicalizados por la religión, que acogerá en primer lugar a "arrepentidos" para evaluar "su voluntad de reinserción".

De aquí a finales de año se decidirá la ubicación de esa primera estructura, que ya tiene los fondos necesarios, y para la que se está finalizando tanto el "marco jurídico" como el "proyecto educativo", explicó Valls. Los internos del centro de reeducación no serán yihadistas que vuelvan a Francia de Siria o Irak, porque estos deben ir a la cárcel, puntualizó el jefe del Gobierno socialista. "Un centro de desradicalización", puntualizó, "no puede ser una alternativa al encarcelamiento". Valls pidió, por otra parte, que se establezca "un control sistemático en las fronteras exteriores de la Unión Europea para los beneficiarios de la libre circulación" y aseguró que, si no se hace, "está en juego la supervivencia de Schengen", el espacio comunitario sin fronteras internas.

El Gobierno francés anunció ayer una nueva medida de seguridad para hacer frente a la situación creada por los atentados del viernes. Según el ministerio del Interior, se autorizará a los policías a llevar sus armas las 24 horas del día, incluso cuando no estén de servicio y sin imponerles la obligación de vestir su chaleco antibalas. Los agentes deberán llevar un brazalete que permita identificarles, para evitar confusión en caso de que usen su arma y tendrán que haber efectuado al menos una sesión de tiro.




Haz click para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine