Irán y Arabia Saudí tratan de evitar una crisis por la ejecución de un clérigo chií

Naciones Unidas condena el proceso que desembocó en la pena capital para Al Nimr y otros 46 acusados de terrorismo

04.01.2016 | 01:05

Irán y Arabia Saudí tratan de rebajar la escalada de tensión desatada en Oriente Medio después de que el régimen saudí ejecutase el sábado al clérigo chií disidente Nimr Baqir al Nimr en un día en que se aplicó la pena capital a 46 personas más. En este grupo había tres chiíes y el resto eran yihadistas suníes condenados por terrorismo. Los ministros de exteriores de Irán, Javad Zarif, y de Arabia Saudí, Adel al Jubeir, han manifestado a su homólogo austriaco, Sebastian Kurz, que no tienen ningún interés en seguir alentando el conflicto reabierto entre suníes y chiíes después de estas ejecuciones.

Tanto el iraní Zarif como el saudí Al Jubeir han hecho un llamamiento a la distensión y al diálogo entre los dos países para superar la actual situación. En Irán, país de mayoría chií, la Embajada saudí fue asaltada en la noche del sábado. Además, ayer, centenares de manifestantes y las fuerzas de seguridad protagonizaron violentos enfrentamientos en varias zonas de Baréin -país de mayoría chií gobernado por una minoría suní- en el segundo día de protestas y tensiones por la ejecución del clérigo opositor al régimen saudí. Decenas de personas resultaron heridas en estos choques por disparos de perdigones y gases lacrimógeno. Al Nimr fue ejecutado el sábado después de que en octubre pasado el Tribunal Supremo confirmara su condena por desobedecer a las autoridades e instigar "a la violencia sectaria". El clérigo fue detenido en julio de 2012 por varias causas, entre ellas por apoyar a células terroristas y los disturbios contra las autoridades saudíes que estallaron en febrero de 2011 en la provincia de Al Qatif, en el este del país y de mayoría chií.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha condenado las ejecuciones en Arabia Saudí, incluida la de un clérigo chií opositor, y ha hecho un llamamiento a la calma para evitar un resurgimiento de las tensiones sectarias en Oriente Medio. "El secretario general está profundamente consternado por la reciente ejecución de 47 personas en Arabia Saudí, incluido el clérigo Nimr Baqir al Nimr", afirmó en un comunicado. "Al Nimr y otros prisioneros ejecutados fueron condenados después de juicios en los que hubo serias dudas sobre la naturaleza de los cargos y la imparcialidad del proceso", añadió el secretario general.

Ban, que recordó que abordó el caso del clérigo chií opositor "en varias ocasiones" con los líderes saudíes, reiteró su "firme oposición" a la pena de muerte y urgió a las autoridades de ese país a conmutar todas las sentencias a muerte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine