Bahréin y Sudán se unen a Arabia Saudí y rompen relaciones con Irán

Los dos países, cuyos gobernantes también profesan la confesión suní, apoyan la ejecución del clérigo chií por el gobierno saudí

05.01.2016 | 00:31
Un hombre, en Teherán, ante un retrato del clérigo chií ejecutado.

La creciente tensión entre Arabia Saudí e Irán tras la ejecución del clérigo disidente chií saudí Nimr al Nimr y el posterior asalto a la embajada saudí en Teherán desencadenaron una oleada de reacciones diplomáticas y de rupturas de relaciones con Irán, empezando por la propia Arabia Saudí. Riad dio 48 horas a los diplomáticos iraníes para abandonar territorio saudí.

"No hay una escalada por parte de Arabia Saudí. Lo que hacemos es siempre una reacción", aseguró el ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel al Jubeir, quien denunció las sucesivas "agresiones iraníes", como el envío de militares a otros países o el fomento de complots en países del golfo Pérsico, en los que aseguró que Al Nimr "agitó, organizó células y les proporcionó armas y dinero".

Aunque desde las capitales europeas se criticaron las ejecuciones en general y la de Al Nimr en particular, no faltan las voces que se posicionan con Arabia Saudí y anuncian la ruptura de relaciones con Teherán. Bahréin, estrecho aliado de Riad y cuya monarquía es suní, denunció la "intervención flagrante y peligrosa" de Irán en sus asuntos internos, así como el supuesto papel de Teherán en el fomento de disturbios y conflictos en la región, por lo que decidió "romper las relaciones diplomáticas" con Irán.

También Sudán rompió sus relaciones con Irán. La agencia oficial saudí, SPA, informó de que el ministro de Defensa, el príncipe Mohamed bin Salman bin Abdulaziz, recibió una llamada del jefe de gabinete de la Presidencia sudanesa, Taha Othman al Hussein, quien le notificó la decisión de Jartum de expulsar al embajador iraní.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine