ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia

Grecia acusa de tráfico de personas a tres bomberos españoles detenidos en Lesbos

La Comisión Europea alerta de un fracaso de Schengen que "dejaría sin sentido al euro"

16.01.2016 | 01:12
Refugiados saltan de una barca a su llegada a Lesbos.

Las autoridades griegas mantienen detenidos desde la madrugada del jueves a tres bomberos españoles que realizaban tareas de rescate de refugiados e inmigrantes en la isla helena de Lesbos, tras atribuirles un presunto delito de tráfico de personas.

La detención de Julio Latorre, José Enrique y Manuel Blanco, encuadrados en la asociación Proem-Aid, se produjo cuando, en compañía de otros dos miembros de una organización danesa, procedían a remolcar una embarcación en alta mar.

Tras poner a salvo a los ocupantes de la barcaza, los cinco voluntarios fueron detenidos y conducidos a la comisaría del puerto de Mitilene, la capital de la isla, donde anoche aún permanecían. Un portavoz de Proem-Aid, Antonio Reina, explicó que los detenidos se limitaron a responder a la llamada de auxilio de una embarcación con problemas cerca de la costa de Lesbos y cuando terminaron el rescate "fueron detenidos sin que", añadió el portavoz, "entendamos por qué".

"Las autoridades (griegas) tienen conocimiento de lo que nosotros estamos haciendo, saben quiénes somos. Llevamos un mes y medio operando en la zona, trabajando con su beneplácito y de forma conjunta cuando a ellos les ha interesado", aseveró Reina.

El portavoz de Proem-Aid manifestó sobre la situación de estos bomberos que al estar detenidos en dependencias judiciales "no podemos tener contacto con ellos, aunque sí lo tenemos con los otros compañeros que están allí dando su apoyo, aportando cualquier artículo que necesiten, como comida o mantas".

En Bruselas, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, pidió reflexionar sobre el precio que tendría el fracaso de Schengen ya no sólo desde el punto de vista político, sino también para la eurozona y el mercado interior europeo, con un impacto que cifró en unos 3.000 millones de euros.

"Sin Schengen, sin libertad de movimiento y de viaje de los europeos, no tiene sentido el euro", recalcó Juncker, quien se refería de este modo a las diversas medidas adoptadas por los socios comunitarios para hacer frente a la avalancha de refugiados. Muchas de estas medidas son contrarias a la libertad de circulación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine