Rebelo de Sousa, elegido nuevo presidente de Portugal con el 52% de los votos

El candidato conservador gana en primera vuelta, igual que hizo Cavaco Silva hace cinco años, en unos comicios con una abstención que rozó el 50%

25.01.2016 | 00:49
Rebelo de Sousa sonríe a su hijo Nuno, ayer, después de votar en las elecciones presidenciales portuguesas.

El conservador Marcelo Rebelo de Sousa se convirtió anoche en el nuevo presidente de Portugal, en sustitución del también político de centro-derecha Aníbal Cavaco Silva, en unas elecciones presidenciales que registraron una abstención de en torno al 50%, la misma cifra de hace cinco años. Con el 95% de los votos escrutados, Rebelo de Sousa, de 67 años, lideraba el recuento de forma aplastante al obtener el 52,80% de los sufragios emitidos, lo que hace innecesaria la segunda vuelta.

El segundo clasificado es el exrector de la Universidad de Lisboa António Sampaio da Nóvoa, próximo al Partido Socialista (PS), con un 22,1% de las papeletas, y la tercera la eurodiputada del Bloque de Izquierdas Marisa Matías, con un 9,98%.

Matías fue la gran sorpresa de las elecciones presidenciales portuguesas al cosechar casi el triple de votos que el candidato comunista Edgar Silva, que quedó en quinto lugar (3,87).

El gran resultado obtenido por la aspirante del Bloco relegó al cuarto puesto a Maria de Belém, expresidenta de los socialistas portugueses, a la que las encuestas previas a la jornada electoral situaban en tercera posición con un porcentaje cercano al 16%, aunque apenas alcanzó el 5%.

El dictamen de las urnas confirma el vaticinio de los sondeos de las últimas semanas a favor de Rebelo de Sousa, quien fue líder del Partido Social Demócrata (PSD, centro-derecha) entre 1996 y 1999 y ejerció como secretario de Estado y como ministro de Asuntos Parlamentarios a principios de los años ochenta del pasado siglo. Desde entonces, Rebelo de Sousa se mantuvo fuera de la vida partidaria y volvió a su actividad docente -es catedrático en la Universidad-, trabajo que compatibilizó con su condición de tertuliano, que es el perfil que más conocen de él los portugueses.

"Estuvimos a la altura, sin demagogia ni populismos", afirmó la derrotada exministra socialista Maria de Belém al reconocer su derrota sin paliativos.

Polémicas pensiones vitalicias

De Belém, de 66 años, se vio salpicada esta semana por la polémica restauración de pensiones vitalicias para exdiputados y antiguos cargos gubernamentales, decretada por una sentencia del Tribunal Constitucional (TC).

La candidata socialista figuraba en la lista de una treintena de parlamentarios o exdiputados que pidieron al Constitucional luso una apreciación legal para que les devolviesen las pensiones que les suspendieron en 2015 y que tenían derecho a recibir por tener más de 55 años y sumar doce años de servicio público.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine