Trump aplicaría técnicas de tortura "mucho peores" que el 'waterboarding'

Ataques a Rubio y abucheos al magnate en un debate del que Christie sale reforzado

08.02.2016 | 00:44

El precandidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump defendió ayer de nuevo la reinstauración del ahogamiento simulado o waterboarding y otros métodos de tortura para luchar contra el Estado Islámico (EI). "Estamos viviendo como en la época medieval. Si tengo que hacerlo y depende de mí, está claro que recuperaría el ahogamiento simulado y si tiene que ser más duro que el ahogamiento simulado, lo recuperaré también", afirmó durante una entrevista con la cadena ABC.

El sábado, durante un debate televisado entre los candidatos organizado por esa misma cadena en Manchester (New Hampshire), afirmó: "Restablecería el waterboarding y un infierno mucho peor". Ya en una entrevista el pasado noviembre, Trump afirmó que, de llegar a la Casa Blanca, restablecería ese método de tortura, consistente en verter agua sobre el rostro cubierto con una tela para provocar asfixia al detenido. Esa polémica técnica, utilizada por la Administración de George W. Bush para extraer información a los sospechosos por el 11-S, fue prohibida por el actual presidente, Barack Obama, poco después de llegar al poder en 2009.

El debate de la cadena ABC estuvo marcado por los numerosos ataques al senador Marco Rubio, los abucheos recibidos por Trump y la buena actuación del gobernador Chris Christie. Rubio llegó al debate como favorito tras su tercer puesto en los caucus de Iowa y su repunte en las encuestas, que lo ubican segundo para las primarias del próximo martes por detrás de Trump. Por eso, el senador de origen cubano se convirtió en el blanco de los ataques de sus rivales y en particular de Christie, gobernador de Nueva Jersey, que le acusó de ofrecer respuestas enlatadas para casi todo y de ausentarse con demasiada frecuencia de las votaciones en el Senado. "Eso no es liderazgo. Es absentismo escolar", ironizó.

Lo más tuiteado de la noche fue el momento en que Trump mandó callar al exgobernador Jeb Bush, a lo que el público respondió con abucheos y el magnate inmobiliario quiso tener la última palabra: "Son sus donantes e intereses especiales (...) Yo no quiero su dinero", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine