Las relaciones con Cuba protagonizan parte de la campaña electoral de EEUU

13.03.2016 | 01:51

La política hacia Cuba entró esta semana en la campaña presidencial de Estados Unidos, con dos debates en los que Donald Trump fue el único republicano a favor de las relaciones diplomáticas con la isla y el aspirante demócrata Bernie Sanders elogió algunas facetas del comunismo cubano.

En vísperas de las primarias en Florida del martes y del viaje a Cuba que hará este mes el presidente estadounidense, Barack Obama, las ideas sobre la isla de los aspirantes a la Casa Blanca salieron a relucir en dos debates. El primero fue el demócrata, celebrado el miércoles en Miami, donde la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y el senador Bernie Sanders defendieron el restablecimiento de relaciones con Cuba y la necesidad de que el Congreso levante el embargo a la isla.

Los moderadores reprodujeron una entrevista que Sanders dio en 1985, en la que el entonces alcalde de Burlington (Vermont) criticaba la invasión estadounidense de Cuba en 1961 y alababa las mejoras en salud y educación durante el régimen de Fidel Castro. Sanders replicó que su objetivo en esa entrevista "era decir que EEUU se equivocó al tratar de invadir Cuba", igual que en sus muchos intentos de "cambiar regímenes" en Latinoamérica. Preguntado sobre si se arrepiente de lo que dijo en 1985, el senador afirmó que "Cuba es, por supuesto, un país autoritario y antidemocrático" y expresó su confianza en que "se convierta lo antes posible en un país democrático".

"Pero sería incorrecto no reconocer que en Cuba han hecho buenos avances en sanidad. Están enviando doctores a todo el mundo y han hecho algunos avances en educación", indicó. Esa respuesta le acarreó algunos abucheos entre la audiencia de Miami, donde parte del exilio cubano es escéptica hacia el acercamiento de Obama a Cuba y ve con malos ojos todo lo que se asemeje a un elogio para los Castro.

Pero en el bando republicano, la tónica general sigue siendo rechazar el acercamiento diplomático a la isla mientras no haya cambios políticos sustanciales, como demostró el debate celebrado el jueves entre los cuatro aspirantes en liza. Los senadores de origen cubano Marco Rubio y Ted Cruz prometieron romper las relaciones con Cuba si llegan al poder, mientras el gobernador de Ohio, John Kasich, se limitó a indicar que acabaría con la política de EEUU de "tratar mejor a sus enemigos que a sus amigos". La nota discordante la aportó Trump, quien dijo que no está "de acuerdo con el presidente Obama" sobre la política hacia Cuba, pero se encuentra "a medio camino" entre la posición del mandatario y el rechazo absoluto de sus rivales republicanos. "Creo que tiene que haber algo (que cambie la relación con Cuba). Después de 50 años, ya ha llegado la hora, amigos", sostuvo Donald Trump durante el debate.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine