Escrache ante la casa de Valls de los indignados franceses, presentes ya en sesenta ciudades

La movilización siguió a una nueva jornada de protestas contra la reforma laboral impulsada por el Gobierno de Hollande, que contó con una menor participación

11.04.2016 | 00:50

El movimiento de los indignados franceses (Nuit debout, Noche en pie) sigue extendiéndose por Francia -está presente ya en 60 ciudades- once días después de comenzar en la plaza de la República parisina el pasado 31 de marzo como remate a una jornada de protestas contra el proyecto de reforma laboral del Gobierno socialista. El sábado por la noche unas 300 personas abandonaron la concentración en la céntrica plaza parisina para dirigirse al domicilio del primer ministro, Manuel Valls, ante el cual pretendían concentrarse para "tomar un aperitivo". No obstante, la Policía se lo impidió, lo que dio lugar a duros enfrentamientos con los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos al lanzamiento de objetos contundentes por parte de los manifestantes. Hubo ocho detenidos.

Estas escenas de violencia fueron condenadas ayer por parte de los congregados en la plaza de la República, que insistieron en el carácter pacífico de un movimiento que se inspira en el 15-M español y cuenta con la asesoría de personas que participaron en esa movilización, así como de miembros de Podemos.

La movilización ante la residencia de Valls -que no estaba en ella sino de viaje en Argelia- se produjo tras otra jornada de protestas contra la reforma laboral, la sexta, con un descenso del número de manifestantes. Según las autoridades, 120.000 en 200 ciudades, frente a los 400.000 del 31 de marzo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine