El temor a nuevos atentados desbloquea el polémico registro de pasajeros aéreos

Cada socio de la UE, a excepción de Dinamarca, recopilará datos de las aerolíneas y los compartirá con fines antiterroristas, pero su circulación no será sistemática

15.04.2016 | 01:06
Europarlamentarios, tomando parte ayer en la votación sobre la creación de un registro de pasajeros aéreos.

La presión de países como Francia y Bélgica, víctimas en los últimos meses de atentados yihadistas, unida al temor de que se repitan, permitió ayer que el proyecto de crear un registro de pasajeros aéreos, que llevaba tramitándose desde 2011, quedara por fin definitivamente desbloqueado. La Eurocámara lo aprobó por 461 votos a favor, 179 en contra y 9 abstenciones.

No obstante, y para contrarrestar las reticencias al proyecto que durante estos cinco años no han ocultado ni siquiera los socialistas, la Cámara aprobó también la nueva norma de protección de datos, que obliga a los actores de internet a ser más transparentes.

El registro de pasajeros (PNR por sus siglas en inglés), cuyo máximo valedor en la Eurocámara ha sido desde el principio el Partido Popular Europeo (PPE), busca dar respuesta a los requerimientos de socios como Francia, que, pese a estar gobernada por los socialistas, no dudó en sumarse a la iniciativa del centro-derecha argumentando que los atentados del pasado noviembre en París se planificaron o se prepararon en el extranjero, y denunciando que las células yihadistas se valen de la libre circulación de personas en el espacio Schengen y de la falta de comunicación entre las inteligencias de los países miembros para perpetrar sus ataques.

El proyecto obliga a cada uno de los 27 estados de la UE (Dinamarca está excluida) a crear una unidad de información que recibirá los datos que reúnen las aerolíneas cuando se hace una reserva: nombre, fecha del viaje, itinerario, forma de pago, acompañantes, equipaje... En total, se recopilarán 19 datos.

Las unidades de información podrán facilitar esos datos -sólo con fines antiterroristas- a petición de un país de la UE o a iniciativa propia. Pero los datos no circularán sistemáticamente entre los 27 socios, como querían los liberales, y sólo se conservarán de forma íntegra durante seis meses; después se enmascararán los elementos identificatorios y se suprimirán a los cinco años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine