El incendio forestal del noroeste de Canadá seguirá activo durante meses

Los bomberos reconocen que la única forma de controlar las llamas es con varios días de fuertes lluvias, lo que no está previsto

09.05.2016 | 00:48
Imagen de uno de los focos en Fort McMurray.

Solamente las condiciones meteorológicas pueden detener el gigantesco incendio forestal que ha consumido ya 161.000 hectáreas de bosque boreal en el noroeste de Canadá y que, según reconocen ahora las autoridades, seguirá activo durante meses.

En las últimas horas el incendio, que se inició hace una semana por causas todavía desconocidas, está avanzando más lentamente gracias a la fina lluvia que empezó a caer ayer en la región de Fort McMurray y la llegada de un frente polar que ha provocado el descenso de las temperaturas.

La primera ministra de la provincia de Alberta, Rachel Notley, señaló ayer durante una rueda de prensa que la ralentización del ritmo de crecimiento del incendio ha hecho que "en estos momentos sea más pequeño" de lo que esperaban y cifró en 161.000 hectáreas, en vez de las 200.000 anunciadas el sábado, la superficie quemada.

Pero el incendio sigue fuera de control y creciendo hacia el noreste de la provincia.

Los equipos que combaten el incendio volvieron a reconocer que la única forma de controlar las llamas es con la ayuda de varios días de fuertes lluvias, lo que no está previsto de momento en los partes meteorológicos.

Las llamas, que el martes obligaron a desalojar completamente la ciudad de Fort McMurray, a unos 2.600 kilómetros al noroeste de Toronto y con más de 70.000 habitantes, están siendo empujadas por el viento, que llega a alcanzar rachas de hasta 70 kilómetros por hora, hacia el noreste de la provincia de Alberta.

En total, alrededor de 90.000 personas han tenido que abandonar sus hogares a consecuencia de las llamas y ayer las autoridades canadienses volvieron a advertir de que en la mayoría de los casos no podrán regresar a sus casas en semanas o incluso meses.

Las llamas han rodeado completamente Fort McMurray, donde sólo permanecen unos 200 bomberos que evitan que el fuego consuma instalaciones esenciales para la ciudad, como el aeropuerto internacional o la planta de tratamiento de agua.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine