Un atentado, causa más probable del siniestro de un avión egipcio con 66 personas a bordo

El aparato, un Airbus 320 de la línea París-El Cairo, se precipitó al Mediterráneo tras hacer bruscos virajes y descensos - Treinta egipcios y diez franceses iban en la aeronave

20.05.2016 | 02:38
Familiares de víctimas del siniestro, en el aeropuerto de El Cairo.

Un atentado terrorista es la causa más probable del siniestro de un avión de la compañía egipcia EgyptAir, que cubría la ruta París-El Cairo y que se estrelló en la madrugada de ayer en el mar Mediterráneo con 66 personas a bordo, 10 tripulantes y 65 pasajeros, la mayoría egipcios (30) y franceses (15).

"La posibilidad de un ataque terrorista es mayor que la de un error técnico", reconoció ante la prensa el ministro egipcio de Aviación Civil, Sherif Fathi, sin querer entrar en "especulaciones o suposiciones como otros".

Esos "otros" no eran ni el presidente francés, François Hollande, ni su ministro de Exteriores, Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, que rechazaron aventurar las causas del siniestro, sino el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), Alexandr Bortnikov, quien mucho antes de que se empezara a hablar del hallazgo de los restos del aparato, un Airbus 320, concluyó: "Por todo lo visto, se trata de un atentado terrorista que le costó la vida a 66 personas de diversos países".

"Hay muchas razones por las que un avión puede caer y estrellarse. No tenemos explicaciones en este momento. Necesitamos más investigaciones", aseguró por su parte el vicepresidente de la aerolínea en su entrevista a la cadena CNN.

El pasado octubre, la filial del autodenominado Estado Islámico (EI) en la provincia egipcia del Sinaí atentó contra un avión ruso con 224 personas a bordo, la mayoría de esa nacionalidad, con una bomba que explotó en pleno vuelo. Sin embargo, el Gobierno egipcio no admitió hasta marzo que el siniestro había sido un atentado.

El Airbus 320, que había salido a las 23.16 horas del miércoles del aeropuerto Charles de Gaulle de París, desapareció de los radares a las 02.45 horas de ayer, cuando ya había entrado en el espacio aéreo egipcio, y se precipitó al mar a 280 kilómetros de la costa del país norteafricano y a unas 50 millas náuticas al sureste de la isla griega de Kárpatos.

A media tarde, y después de horas de confusión e informaciones contradictorias sobre el hallazgo de los restos, el vicepresidente de EgyptAir, Ahmed Adel, dijo a la cadena estadounidense CNN: "Hemos encontrado los restos". Antes de esta confirmación de la aerolínea, sólo se tenía constancia de la localización de varias supuestas piezas y de dos chalecos salvavidas. El embajador egipcio en París, Ehab Badawy, también había asegurado a la cadena gala BFMTV que las autoridades griegas habían comunicado el hallazgo de restos azules y blancos que "aparentemente" podrían pertenecer al avión. Sin embargo, las autoridades griegas de Seguridad Aérea echaron por tierra poco después la confirmación de la compañía egipcia y explicaron que el material encontrado no pertenecía a un avión.

Así las cosas, ni las autoridades egipcias ni las francesas descartan ninguna opción, tampoco la de un atentado terrorista. Una hipótesis que algunos expertos creen ver confirmada en los bruscos giros que hizo el Airbus, sin que la tripulación notificara ninguna emergencia. El ministro griego de Defensa, Panos Kammenos, los describió así en una comparecencia ante la prensa.

"A las 03.39 horas, el trayecto del avión estaba en dirección sur y sur-sureste de las islas de Kassos y Kárpatos. Inmediatamente después de entrar en el espacio aéreo egipcio, hizo varios virajes y descensos como describo: 90 grados a la izquierda y 360 grados a la derecha".

Egyptair explicó que ya ha trasladado esta información a los familiares de los pasajeros y tripulantes del avión, a quienes transmitió también las condolencias de la empresa por el siniestro. No obstante, añadió, se siguen buscando "otros restos del avión desaparecido".

En la sede de los Servicios Aéreos de la compañía, en el aeropuerto internacional de El Cairo, se estableció un centro de atención a las familias y estas fueron alojadas en hoteles de la capital egipcia y recibieron asistencia médica. Los familiares no hicieron declaraciones a la prensa en el aeropuerto, donde una mujer repetía que había perdido a su hijo, entre lágrimas y visiblemente afectada, según pudo constatar Efe.

Además del atentado contra la aeronave civil ruso en octubre, en marzo otro vuelo de EgyptAir fue secuestrado tras despegar del aeropuerto de Alejandría y un hombre egipcio con explosivos falsos adosados al cuerpo forzó a la tripulación a aterrizar en Chipre, donde residía su exesposa. Estos incidentes han puesto en entredicho las medidas de seguridad en los aeropuertos egipcios y la fiabilidad de la aerolínea, que no está en la "lista negra" de la UE.

El Airbus 320 que se estrelló ayer se había fabricado en 2003 y desde su entrada en servicio había acumulado unas 48.000 horas de vuelo, y EgyptAir aseguró que sus aviones cumplen con todos los requisitos de seguridad y son sometidos a controles periódicos.

La Fiscalía egipcia ordenó la apertura de una investigación y el propio Al Sisi encargó al Ministerio de Aviación que analice de forma inmediata las circunstancias de este incidente. El presidente ha trasladado la voluntad de esclarecer lo ocurrido a su homólogo francés, François Hollande, con quien ha hablado por teléfono, según una nota del Gobierno.

El ministro galo explicó que Francia, Egipto, Grecia y Estados Unidos han enviado barcos y aviones para buscar el avión y se han abierto investigaciones judiciales en Francia y Egipto para esclarecer lo ocurrido, insistiendo en la necesidad de "hacer las cosas seriamente" por "respeto" a las familias de "las víctimas" del avión.

Hollande también recordó que Francia ya ha adoptado "medidas de seguridad" en el país por la amenaza terrorista, incluido en los aeropuertos y ha puesto "todos los medios necesarios" para "garantizar la seguridad" durante la Eurocopa de Fútbol.

Entre las víctimas del siniestro hay también un portugués y un británico, además de un belga, dos iraquíes y dos canadienses, pero ningún español.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine