Cameron avisa de que el 'Brexit' traerá más presión fiscal y recortes sociales

Londres anuncia un presupuesto de emergencia inmediato con un ajuste de 38.000 millones, que rechazan los laboristas y también 60 diputados 'tories'

16.06.2016 | 01:20
Una flotilla de barcos de pesca, convocada por el eurófobo UKIP, recorre el Támesis a su paso por Londres en defensa de la salida de la UE.

El Gobierno británico del primer ministro David Cameron advirtió ayer de que un triunfo de la salida de la UE (Brexit) en el referéndum del próximo día 23 se traducirá en más impuestos y en recortes sociales, en particular en Sanidad y Educación, para hacer frente a un "agujero negro" de 30.000 millones de libras (unos 38.000 millones de euros).

Ante el continuo avance en las encuestas de las posiciones de los partidarios del Brexit, el ministro de Economía británico, George Osborne, lanzó lo que ha sido considerado una amenaza en toda regla a los votantes tentados de impulsar la salida de la UE. "La realidad es que la economía sufrirá un golpe", dijo el Ministro, quien añadió que es su "responsabilidad" alertar sobre las consecuencias de la salida. Osborne estimó que el Brexit provocaría una caída de la inversión y, por consiguiente, de las contrataciones, lo que representará un severo varapalo para la población.

En un acto conjunto con Osborne en el sureste de Inglaterra, el exministro laborista de Economía Alistair Darling previó que las consecuencias del Brexit se sentirán durante décadas en el Reino Unido. "Si uno ensucia algo, tiene que limpiarlo después, por lo que es mejor no ensuciarlo en primer lugar", afirmó.

Osborne desgranó del siguiente modo el plan de choque previsto por el Ejecutivo de Cameron: un recorte equivalente a 3.250 millones de euros en el Servicio Nacional de Salud, una reducción de otros 1.560 millones en Defensa y una bajada del gasto en Educación de 1.299 millones.

Tras la advertencia del Ministro, 57 de los 244 diputados conservadores -entre ellos el exministro de Trabajo Iain Duncan Smith y el extitular de Defensa Liam Fox- firmaron una declaración conjunta en la que calificaron de "increíble" que Osborne lance a la ciudadanía este tipo de amenazas. Como era de prever, el rechazo fue pleno en el seno de los laboristas, cuyo líder, Jeremy Corbyn, anunció la oposición parlamentaria de su grupo a un eventual presupuesto de emergencia, que, pese a gozar de mayoría absoluta, los tories tendrína dificultades para sacar adelante dadas las defecciones en su seno.

Mientras en tierra se libraba esta batalla, las aguas del Támesis registraban un desfile de barcos de pesca, congregados por el eurófobo UKIP, cuyo líder Nigel Farage aseguró no tener "absolutamente ni idea" de lo que pueda pasar si el después del Brexit.

Cameron viajará hoy a Gibraltar para participar en un acto en favor de la continuidad del país en la Unión Europea, en la que será la primera visita al Peñón de un jefe de Gobierno británico desde 1968.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine