El grupo yihadista ataca a Turquía en su punto más sensible, el turismo

30.06.2016 | 01:04

Los 41 muertos del atentado en el aeropuerto de Estambul ponen de manifiesto la capacidad y voluntad del Estado Islámico (EI), probable autor de la masacre, de herir Turquía en su punto más sensible: el turismo.

Si se confirma la autoría , será su tercer atentado en Estambul contra este sector. Es la fase más reciente de una relación entre Ankara y el yihadismo que ha ido empeorando desde agosto de 2014, cuando el ministro de Exteriores y después primer ministro, Ahmet Davutoglu, definió al EI como "jóvenes suníes enfurecidos".

Las banderas del EI ondeaban en las calles de Estambul durante marchas progubernamentales en 2013, como un elemento más del islamismo internacional que se identificaba con las tesis de Erdogan.

Pese a considerarlo terrorista, Ankara trataba al EI en Siria con indulgencia, tanto por combatir contra el régimen de Bachar al Asad como por ser un baluarte contra la expansión de las milicias kurdas.

Los atentados suponen un duro golpe para la imagen del Gobierno turco como garante de la estabilidad y la seguridad, lo que repercute en un sector, el turismo, que, con unos 40 millones de visitantes al año, sostiene el 12% del PIB turco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine