Dimite el presidente de la Cámara Baja en Brasil suspendido por corrupción

Eduardo Cunha tramitó las acusaciones que llevaron a la suspensión de Dilma Rouseff

08.07.2016 | 01:03

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, suspendido de sus funciones por sospechas de corrupción, renunció ayer a ese cargo pero no al escaño, que puede perder en un proceso abierto por el órgano legislativo. "Solamente mi renuncia puede ayudar a estabilizar la Cámara", declaró Cunha en una rueda de prensa.

En diciembre pasado, aún como presidente de la Cámara Baja, Cunha aceptó a trámite las acusaciones que llevaron a un juicio político a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, que fue suspendida de sus funciones el pasado 12 de mayo y desde entonces es sustituida por su entonces vicepresidente, Michel Temer.

Cunha hizo alusión a ese asunto y aseguró que, desde que puso en marcha el trámite que llevó a instaurar el juicio contra Rousseff, ha sufrido una "persecución" que, incluso, afirmó que fue la causa que llevó a la Corte Suprema a suspenderlo del ejercicio de su cargo mientras le juzga por supuesta corrupción.

"Tengo la conciencia tranquila", porque "contribuí a que el país esté mejor y a librarlo de un Gobierno criminal", declaró en alusión a la gestión de Rousseff. La renuncia de Cunha obligará a convocar nuevas elecciones para ese cargo, que ahora está en manos de Walter Maranhao.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine