Turquía bombardea por primera vez al PKK en Irak tras el golpe

Ankara niega una operación contra dos barcos que estarían en manos rebeldes

21.07.2016 | 00:56
Recep Tayyip Erdogan.

Las fuerzas aéreas turcas bombardearon el martes posiciones del proscrito -y considerado terrorista- Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak, la primera operación de este tipo desde el intento fallido de golpe militar del pasado viernes.

Según la agencia Anadolu, que cita "fuentes de seguridad", el bombardeo con cazas de combate F-16 se lanzó en la región de Kahurk, del norte iraquí, y provocó la muerte de al menos 20 guerrilleros kurdos.

Y, mientras tanto, la purga continúa. El presidente, Recep Tayyip Erdogan, cifró en un total de 10.937 el número de personas arrestadas en el país desde la asonada. Entre ellas figuran los dos pilotos que derribaron un cazabombardero ruso en la frontera turco-siria hace siete meses, incidente que deterioró seriamente la relación con Moscú, recientemente recuperada.

La purga de dimensiones excepcionales llevada a cabo por el Gobierno de Erdogan se ha traducido también en la suspensión de casi 50.000 trabajadores: 21.000 profesores de centros educativos privados, 15.200 profesores y otros funcionarios de Educación, 1.577 decanos de facultades, 2.745 jueces y fiscales... Y pese a su magnitud, estas cifras "van a cambiar", avanzó el primer ministro, Binali Yildirim, dejando claro que la purga continuará.

Desde Estados Unidos, donde vive exiliado desde 1999, el predicador islamista Fethullah Gülen, al que Turquía acusa de instigar el golpe, pidió al Gobierno de Washington que rechace la solicitud de extradición cursada oficialmente el martes por el Gobierno turco.

"Es ridículo, irresponsable y falso sugerir que tuve algo que ver con el golpe fallido. Insto al Gobierno de Estados Unidos a que rechace cualquier intento de extradición", apuntó el clérigo turco en un comunicado, en el que calificó de "venganza política" la petición de su país.

Las autoridades de Ankara, mientras tanto, le quitaron la pensión a Gülen, primero aliado y después encarnizado enemigo de Erdogan.

Entre tanto, el alcalde de Estambul, Kadir Topbas, anunció la creación de lo que denominó un "cementerio de traidores" destinado a los participantes en el fallido golpe de Estado. "Cualquiera que visite el lugar los maldecirá y no podrán descansar en sus tumbas", dijo el político islamista, del partido gubernamental AKP.

El diario turco Hürriyet informó de una operación aérea lanzada para neutralizar a dos embarcaciones de la guardia costera turca, ya en aguas territoriales de Grecia, que estarían aún en manos de militares rebeldes, pero el Ministerio del Interior lo negó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine