ÚLTIMA HORA
Empate entre Las Palmas y Espanyol tras fallar un penalti los canarios en el último minuto (2-2)

El 'efecto Sanders' y la mutación de la candidata

La exsecretaria de Estado llega a la Convención Demócrata tras ganar unas primarias en las que se vio obligada a mirar más hacia la izquierda

25.07.2016 | 00:28

Hillary Clinton llega a la Convención Nacional Demócrata, donde será nominada oficialmente como candidata a la Casa Blanca, tras ganar unas primarias en las que irrumpió de forma inesperada la "revolución política" de Bernie Sanders, que obligó a la exsecretaria de Estado a mirar más hacia la izquierda. Aunque la carrera comenzó con otro aspirante demócrata más en liza, el gobernador por Maryland Martin O'Malley, fue el senador Sanders, quien se considera "socialista democrático", quien realmente plantó cara a Clinton, que era favorita incluso antes de empezar el proceso.

La primera prueba de fuego, las simbólicas primarias del estado de Iowa que dan el inicio a las primarias, cayeron del lado de la también ex primera dama, pero por el margen más estrecho que se recuerda, dos décimas de diferencia. Los resultados de Iowa fueron, de hecho, un anuncio de lo que se avecinaba, ya que el senador por Vermont comenzó a acumular victorias tras su paso por Nuevo Hampshire, donde se hizo con una de las más holgadas dejando claro que sus aspiraciones no eran desdeñables. La ajustada victoria de Clinton en Iowa y el apabullante logro del senador en Nuevo Hampshire, sacaron los viejos fantasmas de 2008 para la exsecretaria de Estado, cuando también partía como favorita, pero un joven senador Barack Obama le arrebató su sueño presidencial.

El siguiente paso fueron los caucus (asambleas populares) de Nevada, donde Clinton había ganado ocho años antes, un lugar en el que la exsenadora necesitaba corroborar su fuerza para no levantar más especulaciones sobre la capacidad del movimiento de Sanders.

Mientras Clinton obtenía grandes resultados en los estados sureños, de mayoría negra, Sanders reivindicaba su poderío en el norte, en los estados más blancos y limítrofes con Canadá, donde además de llevarse el voto joven, también convencía a las mujeres profesionales.

El poder de su movimiento hizo que la campaña de Clinton, y la propia aspirante, reconocieran el valor de un gran sector del voto demócrata más progresista, provocando que la exsecretaria de Estado adoptase una retórica más social y un ideario más fresco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine