La baja participación invalida el referéndum húngaro sobre las cuotas de refugiados

Orbán validará la consulta si hay más 'noes' que 'síes', como vaticinan los sondeos

03.10.2016 | 00:35
Una anciana vota en su propia casa en el referéndum húngaro.

El referéndum sobre las cuotas de admisión de refugiados que se celebró ayer en Hungría quedó invalidado por la baja participación, que no superó el 50%, tal como establece la ley electoral. Los resultados no se conocerán hasta el miércoles, pero el vicepresidente del partido del Gobierno, el Fidesz, Gergely Gulyas, reconoció ante los medios después del cierre de las urnas que sólo había votado "alrededor del 45%" del electorado. Porcentaje que una encuesta a pie de urna rebajó incluso hasta el 42%.

No obstante, el primer ministro, Viktor Orbán, se curó en salud y antes de que se conociera el dato de participación, adelantó que validará la consulta, pese a la falta de quorum, si el porcentaje de "noes", como anticipan casi todas las encuestas, es abrumador. "Siempre es mejor un referéndum válido que uno inválido, pero las consecuencias legales se aplicarán", aseguró Orbán. "Lo haremos si (el referéndum) es válido, pero también si no lo es. Esto depende solo de una cosa: de que haya más noes que síes", afirmó.

Un sondeo del Instituto Nézöpont indica que el "no" defendido por el Gobierno recibió el 95% de los votos y que la participación del electorado ascendió al 42%. Pese a la baja participación, el vicepresidente del partido Fidesz destacó que se trata de una "victoria abrumadora para los que creen que la base de una Unión Europea son los países fuertes". El presidente de la Oficina Electoral, András Patyi, ya había adelantado que era "probable que la participación fuera superior al 40% pero inferior al 50%". El resultado supone un serio revés para el primer ministro Orbán, que había invertido una gran energía en la campaña del referéndum, y para el Gobierno, que desplegó una controvertida campaña en la que vinculaba a los inmigrantes y refugiados con el terrorismo y la delincuencia.

La oposición de izquierdas y numerosas ONG habían llamado a boicotear la consulta o a emitir votos nulos que no legitimasen el referéndum. El ex primer ministro socialdemócrata Ferenc Gyurcsány declaró que "después de una derrota como ésta en un país normal y democrático el primer ministro debería dimitir".

El partido de Orbán sólo pudo contar con el apoyo del ultraderechista Movimiento por una Hungría Mejor (Jobbik), que llamó a sus partidarios a votar por el "no". Con todo, el presidente del Jobbik, Gabor Vona, opinó que si el referéndum no es válido, "Orbán, tal como hizo David Cameron (ex primer británico que dimitió tras el referéndum del Brexit), debería dimitir".

Unos 8,3 millones de húngaros fueron convocados para responder "sí" o "no" a la pregunta: "¿Quiere que la UE disponga, sin el consentimiento del Parlamento (de Hungría), sobre el asentamiento obligatorio de ciudadanos no húngaros en Hungría?".

Hungría ha levantado vallas en sus fronteras para detener a los miles de refugiados que cruzaban su territorio en dirección al norte de Europa y legislado para castigar la entrada ilegal en el país con hasta cinco años de cárcel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine