Tensión en el Gobierno francés por la candidatura al Elíseo

El portavoz de Hollande hace saber a Valls que si opta a las primarias socialistas dejará de ser primer ministro

29.11.2016 | 01:05
Valls (primero por la izquierda) y Hollande (en el centro), charlando ayer, con el secretario general del Elíseo, Jean-Pierre Jouyet, entre ellos.

Mientras la derecha francesa se reagrupa, la izquierda se divide. El triunfo sin paliativos de François Fillon sobre el ex primer ministro Alain Juppé en las primarias del domingo se tradujo ayer en un respaldo sin fisuras al ex primer ministro de Nicolas Sarkozy, pero no ocurre lo mismo en las filas de la izquierda.

Y si bien la izquierda moderada y la radical ya cuentan con aspirantes al Elíseo en las elecciones de 2017 (el joven exministro de Economía Emmanuel Macron y el veterano líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon), en el seno del gobernante Partido Socialista (PS) no sólo se vislumbra incertidumbre, sino también tensión. A la división que supone que Macron y Mélenchon vayan a ir como candidatos de la izquierda, pero como independientes, sin el cobijo de las siglas del PS, hay que unirle que los socialistas galos siguen sin dar con el candidato que puede evitarles el catastrófico resultado que les auguran desde hace muchos meses las encuestas.

François Hollande, el presidente con índices más bajos de popularidad en las últimas décadas en Francia, tiene previsto anunciar si opta a su reelección dentro de unos días, a comienzos de diciembre.

Grave error

Para muchos destacados socialistas y compañeros de Gobierno, una nueva candidatura de Hollande sería un grave error; de ahí que su siempre ambicioso primer ministro, Manuel Valls, coquetee abiertamente con la posibilidad de presentarse a las primarias socialistas de enero, en la creencia de que puede evitar la derrota de la izquierda en las presidenciales del año que viene. Aunque la tensión se masca, el portavoz del Ejecutivo de Hollande, Stéphane Le Foll, trató de atajar ayer este escenario descartando de plano un duelo en primarias entre el presidente y el primer ministro.

"No habrá primarias entre el presidente y el primer ministro (...). El primer ministro puede presentarse, pero, si lo hace, ya no será primer ministro", aseguró Le Foll en una amenaza nada velada a Valls.

Horas después, tras almorzar Valls con Hollande en una reunión descrita como "cordial y aplicada", el entorno del propio primer ministro desmintió que éste tenga la intención de dimitir y aseguró que mantendrá siempre "el sentido de Estado".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine