Primero Gibraltar, ahora el Ulster

Bruselas muestra fortaleza ante la negociación del 'Brexit' y recuerda a Londres que, en caso de unificación de Irlanda, toda la isla sería de la Unión Europea

01.05.2017 | 00:46

Mensaje recibido. La primera ministra británica, Theresa May, asumió ayer que las conversaciones que se avecinan entre Londres y Bruselas para negociar el Brexit serán "duras". Ambas partes han dedicado los últimos días a marcar con claridad sus posiciones de partida. May lo hizo en su reunión del miércoles con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, a quienes reclamó un borrador "detallado" de cómo será el futuro acuerdo comercial entre Londres y Bruselas antes de sellar su compromiso de pagar la factura que los Veintisiete le reclaman para poder abandonar el bloque (60.000 millones, según los cálculos bruselenses).

La UE hizo lo propio el sábado en la cumbre en la que ratificó por unanimidad las directrices de negociación, que, en contra de lo pedido por May, establecen que no se empezará a hablar de ese futuro acuerdo comercial (lo único que a Londres le interesa) hasta que se haya avanzado en tres puntos: la factura de la salida, los derechos que tendrán los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido, y los británicos en el territorio de la Unión, y, por último, un acuerdo sobre la frontera que separará, tras el Brexit, la República de Irlanda de la provincia británica de Irlanda del Norte. Dublín la quiere "blanda" y piensa que Londres no la quiere "dura", pero nadie sabe cómo será esa futura línea divisoria. Como ocurre con los demás aspectos del Brexit, no hay precedentes.

Con todo y fijar estos tres requisitos para comenzar a hablar de la relación futura, la UE se esforzó el sábado en exhibir una unidad que, cuando se inicien las negociaciones, puede diluirse fácilmente; por ejemplo, cuando los socios tengan que repartirse entre todos la aportación que el Reino Unido hace al presupuesto comunitario. Alemania ya adelantó que no piensa poner un euro más y Londres espera que esa discusión rompa la unidad que el bloque muestra desde el referéndum del Brexit.

Quizá por eso los Veintisiete no dudaron en añadir un punto extra de presión a Londres al dejar constancia por escrito de que, en caso de que Irlanda del Norte quedase anexionada por la República de Irlanda -lo que solo sucedería si Londres y Dublín pactaran los términos de un referéndum sobre esta espinosa cuestión y el "sí" venciera-, el territorio resultante, una Irlanda unificada, "sería parte de la UE".

Aunque tal posibilidad ya estuviera prevista en el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, con esta declaración la Unión Europea vuelve a recordarle a su socio saliente las consecuencias que puede acarrearle su abandono del bloque.

Igual ocurrió hace un mes, cuando se conoció el borrador de las directrices de negociación del proceso y Bruselas advirtió de que el acuerdo comercial que obsesiona a Londres no será de aplicación en Gibraltar si España no quiere. Entonces se desató una buena tormenta. Quizá se esté preparando otra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mundo

Acuchillan en directo a una periodista de una radio de Moscú

El agresor irrumpió en una emisora y atacó a Tatiana Felgenhauer, que está en coma inducido

Rotunda victoria del partido de Macri sobre el de Cristina Fernández en las legislativas

Rotunda victoria del partido de Macri sobre el de Cristina Fernández en las legislativas

El presidente de Argentina se impuso en los más importantes distritos del país y gana 21 diputados

Abe arrasa en Japón y reformará la pacifista Constitución del país

Abe arrasa en Japón y reformará la pacifista Constitución del país

El primer ministro nipón vuelve a ganar las elecciones y realizará un cambio en la Carta Magna...

Trump desclasificará los archivos del asesinato de JFK

Trump desclasificará los archivos del asesinato de JFK

Los Archivos Nacionales tienen hasta el jueves para decidir qué expedientes saldrán a la luz

La Organización de la Salud rectifica y prescinde de Mugabe como embajador

La Organización de la Salud rectifica y prescinde de Mugabe como embajador

La designación suscitó una ola de críticas por la violación de derechos en Zimbabue

La OMS le quita el puesto de embajador a Robert Mugabe

La OMS le quita el puesto de embajador a Robert Mugabe

La decisión de elegir al presidente de Zimbabue como embajador de Buena Voluntad levantó críticas

Enlaces recomendados: Premios Cine