Los conservadores británicos se alejan cada vez más de lograr la mayoría absoluta

Theresa May endurece su mensaje cuatro días antes de las elecciones para contrarrestar el ascenso constante de los laboristas en las encuestas

04.06.2017 | 01:47

La mayoría absoluta que buscaba la primera ministra británica, Theresa May, cuando convocó por sorpresa elecciones anticipadas para fortalecer su posición para la negociación del Brexit con Bruselas, parece cada vez más lejana. Los conservadores estarían ahora a veinte escaños del dominio parlamentario, según las encuestas más recientes, que apuntan a que los laboristas acortan distancias a sólo cuatro días de las elecciones.

El último sondeo publicado por YouGov anticipa que el Partido Conservador obtendría 308 parlamentarios, a 20 de la mayoría absoluta en el Parlamento de Westminster. En cambio, el Partido Laborista de Jeremy Corbyn mantiene su escalada y estaría ya en 261 escaños, cuatro más de los que le asignaban otro sondeo de la misma encuestadora el viernes pasado.

A tenor de otro estudio publicado ayer por Opinium, el Partido Conservador ganaría las elecciones con un 43% de apoyo, mientras que los laboristas se quedarían en el 37%. Esta ventaja de seis puntos supone acortar en cuatro las distancia de los diez puntos que daba a May la encuesta de Opinium publicada hace apenas una semana.

Frente a lo que, en el momento de la convocatoria de los comicios parecía una cómoda y ventajosa situación para los conservadores, este brusco cambio de escenario obliga a la primera ministra británica a intensificar su campaña y a evitar situaciones confusas en torno a sus propuestas.

May se esforzaba durante la jornada de ayer en convencer a los electores de su "firme intención", si es reelegida, de reducir los impuestos para las "familias trabajadoras normales". El mensaje de la líder de los tories era una forma de dejar en entredicho a su ministro de Defensa, quien en una entrevista garantizaba la congelación fiscal para quienes tienen mayor nivel de ingresos.

Corbyn considera que la manera en que los conservadores gestionan sus plan fiscal es "un caos absoluto". El líder laborista se compromete a que "no haya aumentos fiscales o incrementos en la seguridad social o subidas del IVA para el 95% de la población". Ataca así una de las iniciativas de May que más críticas ha provocado, la intención de cobrar la asistencia sanitaria a los mayores, con cargo a sus ahorros o incluso a sus bienes patrimoniales.

En una mesa redonda con jubilados, Corbyn anticipaba que un Ejecutivo encabezado por él nombraría a un ministro para gestionar de forma específica los problemas de salud mental.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine