Duras crítica republicanas a Trump por indultar al 'sheriff' de los campos para latinos

El presidente de EEUU pidió al fiscal general, Jeff Sessions, el cierre de las investigaciones contra Arpaio, condenado por discriminación racial

28.08.2017 | 00:47

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió a su fiscal general, Jeff Sessions, que dejará de investigar al polémico ex sheriff Joe Arpaio, indultado por el mandatario el pasado viernes, según funcionarios citados ayer por los diarios The Washington Post y The New York Times.

Arpaio, de 85 años, es una figura muy polémica, considerado por algunos como un símbolo en la lucha contra la inmigración irregular y por otros como un auténtico criminal que violó de manera sistemática los derechos de la comunidad hispana en Arizona.

Según The New York Times, Trump pidió que se cerrara la investigación contra Arpio durante un encuentro con el fiscal general y con Donald F. McGahn II, asesor legal de la Casa Blanca. En concreto, Trump preguntó a los dos funcionarios cuáles eran las posibilidades para ayudar a Arpaio, quien se enfrentaba a una condena de hasta seis meses de cárcel después de haber sido hallado culpable de desacato a los tribunales por un caso de discriminación racial.

Tanto McGahn como Sessions respondieron al presidente que el caso no podía ser eliminado. En un comunicado, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, consideró "natural" que el presidente tenga discusiones sobre temas judiciales con los expertos legales de la Administración y afirmó que el caso de Arpaio "no sería diferente" en ese aspecto.

Arpaio fue sheriff del condado de Maricopa (Arizona) entre 1993 y 2017, 24 años en los que se hizo famoso por su mano dura con los inmigrantes indocumentados y por las severas condiciones en la cárcel bajo su jurisdicción. El caso criminal de Arpaio se remonta casi una década atrás, cuando el Departamento de Justicia inició una investigación en su contra por violar los derechos civiles de los latinos a raíz de las numerosas quejas por lo que sucedía en Arizona. Los agentes a las órdenes de Arpaio paraban a conductores solo por su aspecto racial, detenían a personas por la mera sospecha de que fueran indocumentados y los entregaban a las autoridades migratorias.

En 2011, la Justicia ordenó a Arpaio que abandonase su estrategia de detener a gente por razones raciales, pero el ex sheriff siguió con sus tácticas. Por desobedecer las órdenes, una jueza abrió en 2015 un caso en su contra del que fue hallado culpable en julio y del que está ahora a la espera de condena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine