Condenados a cadena perpetua 34 militares acusados de intentar asesinar a Erdogan

Ankara y Teherán amenazan a los kurdos de Irak con castigos "más fuertes", en represalia por su referéndum de secesión

05.10.2017 | 01:20
Erdogan, a la izquierda, y Rohani, en rueda de prensa conjunta.

Un tribunal turco impuso ayer numerosas cadenas perpetuas a 34 de los 47 acusados de planificar el asesinato del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante la noche del fallido golpe de Estado del 15 de julio de 2016. El tribunal condenó a cada uno de los 34 militares a cuatro cadenas perpetuas, por haber planificado o efectuado el asalto a un hotel de Marmaris -ciudad situada en la costa del Egeo- donde Erdogan estaba pasando unos días de vacaciones. Se trata del único caso relacionado con la intentona golpista en el que el presidente se personó como acusación.

La noche de la asonada, un comando militar se trasladó en helicóptero al hotel y en un tiroteo mató a dos policías que se hallaban de guardia. Más tarde, Erdogan aseguró a la prensa que había conseguido escapar "quince minutos antes" de que llegara el comando golpista. En total, durante esa noche murieron 248 personas y otras 2.200 resultaron heridas en todo el país.

Tras la asonada, unos 150.000 trabajadores fueron expulsados por decreto de los servicios públicos, más de 100.000 fueron investigados y 50.000, entre ellos 6.300 militares, continúan en prisión preventiva, todos bajo la acusación genérica de ser simpatizantes del predicador exiliado Fethullah Gülen, antiguo aliado de Erdogan. Erdogan se reunió ayer, en paralelo, con el presidente iraní, Hasan Rohaní. Ambos mandatarios amenazaron a la región del Kurdistán iraquí con tomar medidas "más fuertes" en represalia por su reciente referéndum de independencia kurdo. Tanto Teherán como Ankara califican de ilegítima la consulta de autodeterminación celebrada en esa región iraquí el pasado 25 de septiembre, en la que se impuso el "sí" con más del 92% de los votos.

Ambos mandatarios subrayaron en una comparecencia televisada que solo reconocen al Gobierno de Bagdad y que rechazan cualquier cambio en las fronteras de Irak o su desintegración.

Rohaní insistió en que ninguno de los dos países acepta "el refuerzo de las diferencias étnicas y religiosas" planeado por aquellos a los que calificaron de "enemigos", a los que acusaron de buscar "la desintegración de la región". Irán y Turquía lucharán contra todo tipo de terrorismo, afirmaron, incluido el de la guerrilla kurdo-turca Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

"No queremos imponer ninguna presión al pueblo del Kurdistán, pero las decisiones erróneas tomada por algunos altos dirigentes deben ser rectificadas", indicó el presidente iraní, quien agregó que "no tienen otro remedio" que aplicar "nuevas medidas serias y necesarias".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine