Theresa May advierte a Benjamín Netanyahu de que las colonias ilegales dificultan la paz

El primer ministro israelí visita Londres en el centenario de la declaración Balfour, que impulsó la creación de un Estado judío

03.11.2017 | 01:52
May y Netanyahu durante su entrevista de ayer en Londres.

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, señaló ayer, al recibir en Londres a su colega israelí, Benjamín Netanyahu, que los asentamientos ilegales de Israel añaden dificultades para alcanzar la paz en Oriente Medio. May recibió a Netanyahu en el marco de las celebraciones del primer centenario de la declaración Balfour, que, el 2 de noviembre de 1917, con la I Guerra Mundial aún en curso, apoyó la creación de un Estado judío en las tierras de Palestina, entonces dominadas por el imperio otomano. La declaración estaba contenida en una misiva fechada ese día y enviada por el entonces ministro de Exteriores británico, el conservador Arthur Balfour, a Lord Walter Rothschild, líder de la comunidad judío-británica. El centenario fue acogido con huelgas y protestas en varios países árabes, en especial en Siria y Jordania.

Netanyahu replicó a May que su país está comprometido con el proceso de paz en la región y que los palestinos tienen que aceptar que Israel tiene derecho a existir. "Israel está comprometido con la paz. Yo estoy comprometido con la paz. Cien años después de Balfour, los palestinos deberían finalmente aceptar un hogar nacional judío y finalmente aceptar un Estado judío", indicó el líder israelí. "Y cuando lo hagan, el camino de la paz estará infinitamente más cerca. En mi opinión la paz será alcanzable", aventuró.

Dimisión por acoso sexual

La visita de Netanyahu a Londres, que también ha provocado protestas en las calles de la capital británica, se produce sobre el telón de fondo del escándalo que ha desencadenado la dimisión del ministro de Defensa, Michael Fallon, quien el miércoles tuvo que renunciar tras ser acusado de acoso sexual por haberle tocado la rodilla a una periodista durante un congreso del Partido Conservador en 2002.

La periodista, Julia Hartley-Brewer, analista política, explicó en su cuenta de Twitter que "un miembro del Gabinete" puso "repetidamente" la mano en su rodilla y ella le amenazó con darle un puñetazo en la cara si volvía a hacerlo. "Quitó su mano y ese fue el final del asunto", dijo. El caso de Fallon se suma a las numerosas revelaciones de los últimos días sobre acoso sexual por parte de altos cargos políticos, incluidos diputados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine