Asad, después del ISIS

09.11.2017 | 01:08
Asad, después del ISIS

En una lectura rápida, la casi total extinción del Estado Islámico (ISIS) en Siria es vista como un factor más de los que, ya hace tiempo, juegan a favor del mantenimiento del dictador Asad en el poder. Incluso si relevantes derrotas de los yihadistas no han sido ejecutadas por Damasco sino por las FDS, la alianza rebelde liderada por los kurdos y respaldada por EEUU. Porque el FDS ejerce como brazo militar de la república de Rojava, lo que, a trazo grueso, puede llamarse el Kurdistán sirio. Y Rojava, pese a algunas escaramuzas, funciona en la práctica como aliado táctico de Damasco.

La jibarización del ISIS, confinado a zonas desérticas en la frontera con Irak, robustecería pues a Asad, quien, a su vez, fue en parte responsable del auge yihadista al liberar en masa a presos islamistas en los albores de la guerra civil. Recordemos que la suerte de Asad comenzó a invertirse en 2013 al cristalizar la intervención de los chiíes libaneses de Hezbolá y de las milicias chiíes llegadas de Irán e Irak, que se sumó a la falta de apoyo occidental a los rebeldes. Pero no fue hasta septiembre de 2015 cuando el gigantón empezó a sacar de verdad la cabeza del agua, gracias a la intervención rusa. Desde entonces, la exigencia occidental de retirada de Asad como condición previa a una salida al conflicto ha ido perdiendo fuerza y hoy es, si acaso, un latiguillo exangüe.

Ahora bien, los vasos comunicantes de la geopolítica han querido que la caída del ISIS, tan próximo a las petromonarquías, traiga consigo la reactivación de la "guerra fría" islámica que enfrenta a Arabia e Irán. Aislado Catar en junio, por sus simpatías proiraníes, estos días se acumulan las muestras de una intensa ofensiva saudí contra Teherán. Los confines de la ofensiva están aún en claroscuro pero nada invita a descartar que se internen en Siria y jueguen contra Asad. Quien, para su solaz, cuenta en todo caso con la solidez del sillón ruso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine