Giorgos Kaminis Alcalde de Atenas

"Varoufakis destrozó Grecia y ahora va a por España"

"Repartimos comida, ropa y medicinas a 30.000 vecinos con problemas de subsistencia"

02.12.2017 | 02:38
"Varoufakis destrozó Grecia y ahora va a por España"
Giorgos Kaminis.

A Giorgos Kaminis (Nueva York, 1954), alcalde de Atenas, se le cae el alma a los pies cuando escucha por la calle las quejas de sus vecinos, quienes tras abandonar las reacciones violentas del comienzo de la crisis han entrado en estado de shock, entre deprimidos y resignados. "La gente vive triste", reconoce este político independiente, de centro izquierda, abogado y profesor universitario que prepara su salto a la política nacional para impedir el regreso de los conservadores de Nueva Democracia a la Presidencia del Gobierno y para acabar con la "inexperiencia" del populismo de izquierda de Syriza, al frente del país en una extraña coalición con los nacionalistas Griegos Independientes. Kaminis es uno de los pocos políticos que se mezclan con naturalidad con sus paisanos sin miedo a ser insultado a pesar de haber sufrido una dura experiencia cuando fue agredido por un diputado de Amanecer Dorado, un partido formado por "criminales", denuncia, que encarnan la cara más violenta de un populismo que inunda la cuna de la cultura occidental, hoy un país en bancarrota. Enamorado de Madrid, el regidor ateniense realizó una tesis sobre la transición a la democracia en España y en Grecia. "Me encanta la forma de ser de los españoles", asegura a Epipress en su despacho de la plaza Kotzia, donde se lleva las manos a la cabeza a apropósito de la carta firmada junto con otros intelectuales por el exministro de Economía griego Yanis Varoufakis contra la actuación del Estado español en el proceso independentista catalán. "Destrozó Grecia y ahora pone todo su empeño en cargarse otros países como España", lamenta.

-¿Qué hace un alcalde independiente y de centro izquierda en una ciudad de derechas como Atenas?

-Es cierto que Atenas tiene una burguesía que tiende a votar a la derecha pero no faltan votantes de extrema derecha y de extrema izquierda. Yo fui elegido alcalde en diciembre de 2010 rompiendo así con 25 años de gobierno conservador en la ciudad. En 2014 fui reelegido con el apoyo de 17 grupos de centro izquierda y aquí estoy, encantado de poder ayudar a los atenienses.

-Y ahora se prepara para saltar a la política nacional.

-Así es. Queremos formar un fuerte grupo de centro izquierda, una coalición democrática.

-¿Renunciará entonces a presentarse a las elecciones municipales de mayo de 2019?

-Yo no renuncio a nada. ¿Sabe que Anne Hidalgo, la alcaldesa de París, me dijo que yo tenía la profesión más difícil del mundo?

-¿Tan difícil es ser alcalde de Atenas? ¿Qué argumento le dio la alcaldesa de París?

-Es muy difícil. La crisis lo ha cambiado todo y las tensiones que antes estaban solapadas han brotado de golpe creando todo tipo de conflictos. Vivíamos fuera de la realidad, en una burbuja, pensando que nunca iba a estallar y ahora nos ha reventado violentamente.

-¿Sigue Grecia en bancarrota?

-A los datos me remito. El país ha fracasado y malvive endeudado por el dinero que le dan la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. La situación ha mejorado algo pero el panorama es muy malo.

-¿Cómo van a hacer frente a los 300.000 millones de euros de su deuda pública?

-Supongo que trataremos de alargar el abono temporal de esa deuda. El primer ministro, Alexis Tsipras, lo intentará y si lo consigue puede que aproveche ese éxito para adelantar las elecciones generales previstas para septiembre de 2019.

-Hábleme por favor de la reacción de la gente ante la nueva rebaja de sueldos y de las pensiones para cumplir las exigencias de sus acreedores.

-La gente está muy deprimida. Al inicio de la crisis reaccionó de forma violenta y llegaron a quemar 40 edificios. Ahora ves a los ciudadanos más pasivos y deprimidos. Atenas es una ciudad muy viva que está desmoralizada.

-¿Qué futuro le ve usted a la UE?

-Los griegos han estado indignados con la UE, pero ahora están resignados. Personalmente soy muy optimista respecto al futuro de la UE.

-¿Cómo colaboran los ayuntamientos para hacer frente a la crisis?

-Todos los ayuntamientos griegos tratan de ayudarse entre ellos. Antenas, por ejemplo, exporta su plan de ayuda a los pobres y sus políticas turísticas para atraer a más visitantes a la capital. Con cada 40 turistas que llegan a Atenas se crea un puesto de trabajo.

-El paro sigue siendo alarmante.

-Sí, tenemos un 25% de la población de Atenas en paro y un tercio es pobre. El Ayuntamiento reparte ropa, comida y medicinas a 30.000 atenienses con graves problemas para subsistir.

-Usted pide más competencias para los ayuntamientos y sobre todo, autonomía fiscal. ¿Para qué?

-Para ser libre y ayudar de forma más efectiva a los ciudadanos. El Estado griego es demasiado centralista. Aquí vivimos en el siglo XIX y un alcalde está atado de pies y manos porque puede lanzar iniciativas pero no hay un marco legislativo que las respalde.

-¿Viven de la limosna del Estado?

-Exactamente. Y eso no me gusta. El Estado no me deja ni imponer un impuesto sobre los bienes inmuebles para recaudar más fondos. Todos los impuestos son competencia del Gobierno que luego te da una porción de lo recaudado según la población de la ciudad. Eso es catastrófico para Atenas que no solo atiende a sus ciudadanos sino a todos los que llegan a la ciudad.

-Alcalde. ¿Cómo son sus relaciones con el Gobierno de Tsipras?

-Ni somos amigos ni tampoco enemigos. Colaboramos y punto.

-¿Qué le dice a usted la gente que le para por la calle?

-Se muestran muy desanimados por el Gobierno que tenemos y me piden que los políticos hagamos más cosas. Siempre se quejan pero lo que buscan en el fondo es que el alcalde esté a su lado.

-¿Se atreven a salir a la calle y mezclarse con la gente los actuales políticos populistas que gobiernan en Grecia?

-El ambiente es muy raro y los políticos de ámbito nacional no suelen salir a la calle por miedo a ser insultados, sobre todo, los de antes.

-¿Lo están haciendo mejor o peor los actuales gobernantes populistas que sus antecesores, de derechas?

-Lo hacen igual de mal. Los de ahora carecen de experiencia y muestran una tendencia a aplicar una política socialdemócrata pero en el fondo tienen la mentalidad de la izquierda radical porque la llevan en sus genes.

-¿Qué ha cambiado en Grecia con la llegada de Tsipras?

-Poco o nada.

-¿Cómo está funcionando el Gobierno de Syriza en coalición con el partido nacionalista Griegos Independientes?

-Lo que les funciona es el populismo que les une a ambos: unos son de la izquierda radical y los otros, de la derecha nacionalista.

-Según las encuestas, el partido conservador Nueva Democracia está muy por delante de Syriza. ¿Cómo ve usted las próximas elecciones generales?

-Si el centro izquierda se presenta unido a estas elecciones podremos ser el segundo partido en número de votos. Es cierto que Nueva Democracia crece pero no creo que logre la mayoría absoluta.

-Así que vuelven los conservadores?

-Pero ahí estaremos nosotros para frenarles.

-¿Sigue en alza el partido neonazi Amanecer Dorado?

-Poco. Esa es otra versión del populismo que ha brotado en casi todos los países europeos. Se aprovechan de los miedos de la gente aturdida por los vertiginosos cambios que se están produciendo en el mundo.

-Uno de esos diputados neonazis intentó pegarle a usted por haber prohibido a su partido entregar comida solo a griegos en la plaza Syntagma. ¿Qué ha pasado con el agresor, un bajista de un grupo de black metal?

-Era el jueves antes de Navidad, entró en las instalaciones municipales y me golpeó hasta que lograron separarle de mí. En aquel momento lo arrestaron, lo soltaron inmediatamente y sigue siendo diputado. Acaba de empezar el juicio por ese ataque.

-Dice usted que Amanecer Dorado es una banda ilegal y criminal. Si es ilegal, ¿cómo puede presentarse a las elecciones?

-Habrá otro juicio para dirimir si son o no criminales. Yo estoy seguro de que lo son, pero hasta que no haya sentencia firme, el partido está protegido por nuestra Constitución.

-¿Qué opinión tiene de cómo está abordando el Gobierno griego el problema de la avalancha de refugiados y emigrantes que están llegando a su país?

-En Grecia nunca hemos tenido una política verdaderamente seria acerca de este peliagudo asunto. Yo fui Defensor del Pueblo durante muchos años y sufrí esa falta de criterio. Syriza se encontró al llegar al Gobierno con una situación muy complicada que se agravó con sus fantasías sobre las fronteras abiertas. La crisis migratoria ha sido una tragedia, sobre todo en 2015. Parece que la situación se va encauzando tras el pacto firmado con Turquía y la UE pero el panorama en las islas es trágico. En Atenas tenemos un campo de refugiados con 300 apartamentos para ellos.

-¿Cómo se porta la UE con los inmigrantes?

-La mayoría de los países europeos no han cumplido con las cuotas acordadas para la recepción de inmigrantes.

-Usted que conoce España como alumno oyente del Centro de Estudios Constitucionales de Madrid, ¿qué le parece la presencia del exministro de Economía griego Yanis Varoufakis entre los firmantes de un escrito que denuncia que España no es un Estado de Derecho por la forma en que está haciendo frente al proceso independentista de Cataluña?

-¡Qué barbaridad! Varoufakis ha destrozado Grecia y ahora dedica sus fuerzas a destrozar otros países como España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine